viernes, 11 de julio de 2008

San Fermin

7 de julio San Fermín !!
Fiesta mundialmente conocida donde las haya, multitudinaria, internacional, increíble para muchos, odiosa para otros. Y como epicentro de la misma, los encierros. No voy a entrar en la discusión de si deberían prohibirse o no, de si hay que proteger al toro, a los mozos o a lo santos, de si hay que mantener la tradición o de si hay que eliminarla por salvaje. Cada cual tendrá su opinión y sus razones para defenderla.
Simplemente quiero comentar un detalle. Es obvio que es una fiesta muy importante y como tal, debe ser objeto de información a nivel nacional, y dado que el centro de la fiesta son los encierros pues es lógico que se informe de ellos y hasta si me apuran, que se retransmitan por televisión, como sucede actualmente.
Pero, ¿es tan lógico que día tras día el telediario de la primera cadena de la televisión pública de este país, abra sus ediciones, mostrándonos a cámara lenta todas y cada una de las cogidas que se producen en dichos encierros? ¿es normal que incluso muestren aumentadas esas imágenes, y con enormes círculos señalen el momento justo del empitonamiento, o del revolcón o de la caída o del golpe de turno?
Que lamentable espectáculo al servicio del morbo más charcutero. Nada que objetar a que salgan algunas imágenes del encierro, pero repetir a cámara lenta cada cogida es ya recrearse en el espectáculo violento, en la sangre y en el puro morbo.
Eso sí, descuiden ustedes que si en alguno de los tantos reportajes sobre las fiestas que se hacen estos días, aparece en algún parque público cualquier pareja desahogándose sexualmente sobre la hierba, en las imágenes cortarán esos fotogramas o simplemente emborronarán esa parte para que no se vea nada. Y hacen bien, por favor, hasta aquí podríamos llegar, no se puede permitir que salgan en televisión unos pechos, o dos personas haciendo el amor (o sea lo que hacemos todos), y no digamos ya un pene, que hay niños viendo la televisión !!
Eso sí, cuando los toros desgarran la carne de algún incauto que se pone por delante, esos niños deben de estar en otro sitio y no delante de la tele.

En el dentista con tu hijo

Cuando creemos que ya lo hemos visto todo siempre hay algo que nos sorprende y nos asombra aún más, tanto para bien como para mal. Una de estas cosas me sucedió hace un par de días. Acudí a la consulta del dentista para una revisión, y a llegar había bastante gente en la sala de espera, poco a poco se fue vaciando, y en esto que llegaron un padre y una hija, de unos 10-12 años (soy malísimo para calcular edades). Se sentaron allí como todo el mundo y al rato, el padre le dijo algo a la hija y salió de la sala. Poco después llamaron a la niña para ir a consulta, y seguidamente me tocó mi turno. Acabé mi revisión y cuando estaba en la recepción esperando a que me dieran una nueva cita para una limpieza, veo que sale la niña de una de las consultas y la enfermera le dice que avise a su padre y que vayan ya para la salida que ya ha terminado. La niña le responde que su padre no está y otra enfermera enseguida tercia entre ellas y le comenta a la primera que en efecto el padre ha salido y que hay que llamarle al móvil para que pase a recoger a la niña, cosa en que el caballero había quedado con la enfermera. En ese momento yo salí de la clínica y no se más de lo que sucedió después, aunque supongo que llamarían al padre al móvil y este iría a buscar a su hija. El caso es que bajaba yo por las escaleras pensando, y pensando mal (soy un malpensado recalcitrante,lo reconozco), tan mal como que lo único que me venía a la cabeza es que ese señor se había bajado al bar a tomarse algo mientras atendían a su hija en el dentista. En esta cavilación estaba cuando llego a mi coche, aparcado muy cerca de la clínica dental, y casualmente justo en la puerta de un bar, y cual no sería mi sorpresa (desagradable por cierto), cuando por la puerta abierta del bar veo al padre de la niña, metiendo monedas en una tragaperras. A veces es malo acertar con las predicciones ¿verdad?.
Y creo que no voy a entrar más a fondo en el tema, ¿que clase de padre puede dejar a su hija sola en la consulta de un dentista, para bajarse a tomarse algo al bar, o a jugar a la tragaperras?. Alguien puede decir que tampoco es un detalle tan grave. Cierto. Pero se empieza por detalles nimios y luego quien sabe como se termina. Es triste decirlo , pero muchas veces el ser humano me da asco.

viernes, 4 de julio de 2008

Nunca lo hubiera creido

Hoy, de camino al trabajo, estaba esperando, como casi todos los días, a que el semáforo se pusiera en verde para cruzar una de esas calles principales de las ciudades, de esas de tres carriles y dirección única. En esto veo un vehículo que se desvía de su carril y se acerca al vado que hay al lado del semáforo (vado perteneciente a un establecimiento hotelero). Se detiene, y del vehículo se baja el conductor, un hombre normal, de mediana edad, y sale caminando tranquilamente por la acera. Inconscientemente mi primer pensamiento fue una reflexión acerca de si sería alguien que iba a hacer una gestión ultrarrapida, o el típico cara dura que deja el coche en cualquier sitio, tarda lo que le da la gana y encima que nadie le diga nada porque el que está lleno de razón es él. Sin embargo, cual no sería mi asombro cuando veo que el individuo en cuestión se detiene en la esquina, toma uno de esos periódicos que legiones de chavales con chaleco regalan cada mañana y se vuelve al coche, arranca y se reincorpora a la circulación. Inaudito.
Es entendible que cuando vas por la acera y el chico o la chica de turno te abordan con el periódico lo tomes por no hacerles un feo, al fin y al cabo su dinerillo se ganarán con esa actividad y luego seimpre puedes depositarlo en cualquier contenedor o papelera, o incluso echarle una ojeada por encima en cualquier nueva espera semafórica. Pero detener el coche para ir voluntariamente a por un ejemplar, de verdad que nunca se me hubiera ocurrido que alguien podría hacerlo.
Todo esto me ha generado una duda bastante angustiosa, ¿habrá gente que le de credibilidad a la sarta de pseudo-noticias manipuladas y sensacionalistas que a diario vienen en esos periódicos?.
Lo confieso, me da miedo la respuesta.