martes, 17 de septiembre de 2013

La marca España

Tras el bombardeo mediático de toda la semana, el sábado, poca gente en este país no sabía que podían darnos los juegos olímpicos. Medio mundo viendo la retransmisión del evento por televisión en directo. Le toca el turno a Madrid y de repente aparece la señora alcaldesa, se sube al estrado, se acerca al micrófono y comienza su discurso. Me es imposible reflejar en palabras la vergüenza ajena, el estupor, la perplejidad y la indignación que me produjo escuchar a esa señora intentando hablar en inglés. Qué despropósito. Por favor, si es que ni siquiera sabía pronunciar la mitad de las palabras, su ritmo era equivocado, y la acentuación de la mayoría de las palabras totalmente errónea. Y encima, con su tono y su locución, parecía que estaba hablando para críos de cuatro años. Todo esto sin entrar en el famoso temita del café con leche relajante.
Claro que para vergüenza nacional, el señor presidente, que ni corto ni perezoso, ya no es que diera su discurso en castellano (algo totalmente impresentable en un acto de este nivel) sino que ni siquiera se lo había aprendido. Lo leyó sin rubor alguno, palabra por palabra, sin casi levantar los ojos del papel. Qué gran esfuerzo el de ese señor por la candidatura olímpica, ¿verdad? 
Lo mejor de todo es escuchar luego a los responsables de la candidatura, diciendo que no se explican cómo no nos dieron las olimpiadas. Por favor, si es que no podían,
!! estaban muertos de risa escuchando los lamentables discursos de nuestros máximos exponentes!!
Al hilo de todo esto, este tema del inglés es algo que cíclicamente se repite en nuestro país. Nuestros presidentes del Gobierno, nuestros ministros, gente que cada dos por tres tiene que ir mundo adelante, a reuniones internacionales con colegas de otros países, no tienen ni **** idea de inglés. Pero es que ni para tener una conversación informal vamos, que tampoco se les pide que den un discurso de hora y media en inglés, pero un mínimo para entender lo básico y hacerse entender, digo yo que sería exigible para estos cargos ¿no? Ya que para ser político no piden estudios, ni licenciaturas, ni nada de nada, al menos para acceder a estos cargos se debería de pedir este conocimiento idiomático. Pero ni por esas, ni se pide, ni hacen el esfuerzo por aprender los que llegan a ellos. Eso sí, para mantener una beca universitaria ¡¡ hay que sacar un seis y medio eh !!
Absolutamente vergonzoso, lamentable e indignante, lo de nuestros políticos, y lo nuestro, por consentírselo.

lunes, 29 de julio de 2013

Demasiados héroes

Todos tenemos aún fresco en el recuerdo el espantoso accidente ferroviario ocurrido en Santiago de Compostela. Una tragedia, sin duda. Como tantas otras que han sucedido y como tantas otras, esperemos que muy pocas, que sucederán.
Eso sí, por mor de este suceso hemos descubierto de pronto que en esa pequeña aldea de Angrois hay una superpoblación de héroes por metro cuadrado. Hemos constatado de nuevo que los habitantes de Galicia tienen una solidaridad impresionante, fuera de todo rango de medición. Hemos vuelto a darnos cuenta que los Españoles nos unimos como una piña en los momentos difíciles. ¡¡¡ Qué grandes somos !!!
Y nos quedamos tan anchos, vertiendo ríos de tinta para autoenaltecernos, para engordar nuestro ego de gente responsable, solidaria, heroica. Cuántos artículos, declaraciones, proclamas de encendido autobombo patrio se han podido leer y escuchar en estos días.
Yo me río de todas ellas. Suena crudo, pero es así. ¿Nadie se da cuenta de que no tienen ningún sentido? Si el tren llega a estrellarse en Alicante, o en Ciudad Real, o en Tomelloso, ¿acaso no se iba a volcar la gente de igual manera? Es más, si el accidente hubiera tenido lugar en Francia, Italia, Alemania, Islandia etc ... ¿acaso la gente iba a pasar de largo con indiferencia ante los heridos? ¿o también habrían acudido a toda velocidad con todo lo que tuvieran a mano para ayudar?
Nadie se acuerda de la tragedia nuclear reciente en Japón. Cientos de artículos se pudieron leer de la entereza de los japoneses, de la solidaridad de los japoneses, de como encararon con valentía el suceso.
Nadie se acuerda del la famosa ola gigante que asoló el sudeste asiático hace unos años. La solidaridad mundial se volcó con el suceso. Cuántos héroes aparecieron por todos lados.
Nadie se acuerda de las torres gemelas. Nueva York, la zona cero, fue el paradigma de la heroicidad, desde los bomberos y policías, hasta el último transeúnte de la zona.
¿Por qué en cada nueva tragedia tenemos que descubrir nuevos héroes y proclamar esa heroicidad o la solidaridad como seña identitaria de nuestro pueblo?
Sinceramente, actuar como actuaron los vecinos de Angrois me parece lo más normal del mundo, lo que cualquiera hubiera hecho en su lugar. No es una seña de identidad de un pueblo, sino de una especie. La humana.



miércoles, 12 de junio de 2013

Aún no me lo creo.

AVISO: lo que voy a narrar a continuación está basado escrupulosamente en hechos reales. Repito, no es ficción, ocurrió en la realidad.

Martes, 8:30 de la mañana. Mientras acabo el desayuno recuerdo que en dos semanas tengo cita para hacer el DNI a mis dos hijos. Y para ello necesito reunir una serie de papeles. Miro la agenda del día. Ninguna reunión temprana. Perfecto para iniciar la recopilación de toda esa documentación. Hago memoria de donde está exactamente el libro de familia y lo encuentro a la primera. Buenos augurios. Subo al coche y varío levemente mi ruta habitual al trabajo para desviarme hasta el Ayuntamiento y el Registro. Aparco y tras pasar por el cajero (supongo habrá que pagar alguna tasa como siempre) me dirijo caminando a las oficinas. El horario de cara al público comienza a las nueve de la mañana en ambos sitios. Respiro hondo. Empezamos bien. Miro el reloj. Las nueve menos cinco. Bueno, va a ser una espera muy corta. Me doy una vuelta al fresco de la mañana (estamos en junio, pero junio coruñés, o sea, de todo menos sol).  A las nueve en punto me dirijo al Registro. Las verjas están abiertas. Perfecto. No hay nadie en la cola. Pido los certificados de nacimiento especiales para hacer el DNI. Muy amablemente me dicen que espere un momento. Teclean cuatro cosas en el ordenador, alimentan de papel la impresora, un par de firmas y aquí tiene usted sus certificados. Los guardo en la carpeta medio asombrado y me dirijo sin perder tiempo a las oficinas del ayuntamiento, al otro lado de la manzana. Cuando llego tampoco hay nadie en la cola. Buenos días, quiero los certificados de empadronamiento de mis dos hijos para hacerles el dni. Muy bien, enseguida, siéntese un momento por favor. Me piden el dni. Teclean las correspondientes opciones en el ordenador. La impresora expulsa los papeles cubiertos, unas firmas a bolígrafo y aquí tiene usted, estos son los certificados, y dado que no está usted casado, por si acaso le damos un certificado de convivencia, que es este, aquí tiene todo. Tomo los papeles, y tras dar las gracias y desear un buen día, salgo de allí. No me hace falta verme en ningún espejo para saber que llevo cara de gilipollas. Mi asombro no tiene límites. Llego al coche. Miro el reloj. Las nueve y doce minutos. Tengo todos los papeles en mi poder y no me ha costado un céntimo. Me pellizco. Ay, joder, duele. No estoy soñando. Todo ha funcionado como debe ser. Aún no me lo creo.

martes, 28 de mayo de 2013

Wert que te quiero Wert

De camino al trabajo, como cada mañana, pongo la radio para estar al tanto de la actualidad. Hoy no escucho los titulares habituales de noticias, toca entrevista. Nada más y nada menos que al señor ministro de educación, cultura y deporte. Esa es su voz, la que estoy escuchando decir que no se ha plegado a los deseos de la Conferencia Episcopal en su nueva y recién aprobada ley de educación, que simplemente ha escuchado las peticiones de dicha Conferencia, como ha escuchado a cualquiera que se le ha acercado durante la elaboración de la citada ley. Sonrío. Río. Y finalmente me carcajeo. No me hace falta tener imagen para saber que el señor ministro no se ha puesto ni medio colorado de vergüenza mientras decía esto. No tiene. 
Señor ministro, nadie duda que usted ha escuchado a todos los que se le han acercado, pero tampoco dudamos de que sólo ha escuchado a alguno de ellos. Y se da la casualidad (esto de la casualidad a veces tiene muy mala sombra), de que a la Conferencia Episcopal sí que la ha escuchado, puesto que ha introducido en la ley algunas de sus peticiones, mientras que a otros muchos no les ha hecho ni puñetero caso, empezando por el Consejo de Estado, que le ha hecho múltiples e importantes recomendaciones, que deben a estas horas estar dando vueltas por la red de alcantarillas, tras ser arrojadas por usted, o por cualquiera de sus lacayos a la taza del inodoro.
También merece comentario esa manía suya de sembrar de exámenes, reválidas o como quieran llamarlas, el camino de nuestros estudiantes, ya desde muy temprana edad. ¿Acaso no es suficiente la evaluación continua que curso tras curso mediante los correspondientes exámenes de cada asignatura, hacen los profesores, como para añadir otros exámenes a mayores sobre las mismas materias? ¿Qué mensaje le estamos mandando a esas nuevas generaciones, cuando les examinamos una y otra vez con reiteración de las mismas cosas? 
Y por último, que en el año 2013 sigamos favoreciendo la educación segregada por el sexo de los alumnos, me parece una auténtica aberración. Que es aún más grande, cuando la Justicia ha fallado en contra y a usted y al gobierno les ha faltado tiempo para modificar la ley si hace falta con tal de seguir permitiendo el concierto de esos centros educativos.
¿Que pretenden ustedes separando a los niños de las niñas a la hora de educarlos?
¿Como pueden hablar de la igualdad entre hombre y mujer, de prevenir la violencia de género etc, si son los primeros en establecer una barrera entre ambos sexos, prácticamente desde la cuna?. 
Llego al trabajo. El señor ministro sigue disertando. Hace rato que no escucho lo que dice, sólo oigo una voz paternalista de cadencia monótona e hipnótica, repitiendo una y otra vez las mismas cosas. Tal cual una homilía.
Afortunadamente  aún con esta ley la asignatura de religión sigue siendo optativa.
Opto por apagar la radio. Me gustan más los valores culturales, sociales y éticos.

jueves, 9 de mayo de 2013

Enhorabuena señor Wert

Estimado señor Wert, no cabe otra que darle la enhorabuena. Hoy, día del Señor 9 de Mayo de 2013 (seguro que a usted le gusta sobremanera esta mención al Señor), ha conseguido usted todo un hito en este país nuestro. Ha logrado poner de acuerdo, a padres, profesores y alumnos desde educación primaria hasta universitaria. Toda una proeza lograr una unidad tan grande en esta nación tan dada a dividirse en facciones que se pelean a muerte unas contra otras. Esta vez en cambio usted ha sabido lograr esa hazaña, todos están en huelga contra su ley de educación que próximamente será aprobada en el parlamento (el rodillo no puede fallar).
Como no podía ser de otra manera, en declaraciones suyas de ayer mismo, decía que dicha ley ha sido elaborada escuchando a todos. Supongo que se refería a todos los que no están hoy en huelga ¿no?. En fin, tampoco es de extrañar que diga esas cosas, porque el "miente que algo queda" es su forma habitual de actuar (y no solo suya por desgracia).
Resumiendo, hoy es un día histórico en la educación española. Por primera vez en la historia se ponen en huelga al mismo tiempo profesores y alumnos con el apoyo de las asociaciones de padres. Su ley (que es una absoluta mierda, que lo sepa) lo ha conseguido. Ya puede pavonearse de ello señor ministro. Que lo disfrute.

miércoles, 24 de abril de 2013

Caraduras desvergonzados

Se que escribo en caliente, cosa que no debe hacerse, pero llega un momento que la gota colma el vaso y este rebosa por todos lados.
Y al leer esto me indigno:


Y si lo releo me indigno más aún. Y me dan ganas no ya de asediar el congreso sino de entrar en él y echar a la calle a esa pandilla de sinvergüenzas que están allí dentro y que parecen querer reírse de todos nosotros.
Ya está bien señores políticos de tres al cuarto. Sacar la tijera a pasear para recortar y recortar no les incomoda hasta que el traje es el propio ¿verdad?
Con la que está cayendo y ustedes son tan absolutamente indecentes de seguir cobrando además de un sueldo buenísimo, unas dietas que aparte de cuantiosas son escandalosamente injustificadas, lo cual eleva al cuadrado su indecencia y la repugnancia que nos produce a los demás esta situación.
Añadamos que a ustedes se les llena la boca con la palabra transparencia y son incapaces de obligarse por ley (a sí mismos y a todos los empleados públicos), a ser transparentes y a que se muestren en público sus emolumentos, sus nóminas, sus ganancias, sus bienes. Ante eso sólo cabe suponer una cosa señores politicuchos, y es que temen ustedes que si esos datos se divulgan y llegan a conocimiento de todo el mundo, rebosen todos los vasos de este país y la gente se harte y les expulse a gorrazos de aquí.

martes, 16 de abril de 2013

¿Deporte en los Telediarios? pffffffff

No suelo ver los telediarios, no por nada en especial, sino que simplemente no me coinciden sus horarios con mi tiempo libre. Hace unos días en una reunión familiar, se dio la doble casualidad de que la televisión quedase encendida (sin sonido) y yo en una posición en que podía verla (otros comensales no tenían visión directa). Era domingo, la cadena creo recordar que La Sexta (aunque mucho me temo que es indiferente este dato), y era mediodía, por lo tanto se estaba emitiendo el telediario de esa franja horaria. A continuación voy a hacer una lista de las noticias que se trataron, en riguroso orden cronológico, en la sección de deportes:

- Partido de fútbol del Real Madrid (el rival no lo recuerdo)
- Partido de fútbol del Barcelona (el rival no lo recuerdo)
- Reportaje de Messi en el partido
- Reportaje de Cristiano Ronaldo en el partido
- Reportaje de Florentino Pérez llegando al estadio y durante el partido
- Todos los goles de Messi de la temporada porque había batido un récord (creo que el de meter un gol al menos durante todas las jornadas de una vuelta liguera, o algo parecido)

Y llegados a este punto mis hijos quisieron ver dibujos animados y ya me quedé con las ganas de ver si iban a hablar de algún deporte más que no fuera fútbol durante ese informativo. Viendo el tiempo que habían dedicado a todos los puntos anteriores, si hablaron de otra cosa fue un visto y no visto a buen seguro.

Hace mucho tiempo, cuando mis horarios me permitían ver los informativos, la parte deportiva de los mismos era una vergüenza copada exclusivamente por el fútbol.
El otro día constaté que la cosa sigue siendo igual ... o peor.
Por eso odio profundamente el fútbol (ese bello deporte convertido en un basurero por todo lo que le rodea).

jueves, 21 de marzo de 2013

Día de la Mujer

Hace unas fechas se celebró el llamado Día de la Mujer. Y como es costumbre en estos casos, se sucedieron los actos de todo tipo para celebrarlo. Y como cada año, se habló de la igualdad y del machismo, como los grandes y principales problemas de la mujer. Coincido con ello, me parecen grandes y graves problemas. Estoy de acuerdo. Pero echo en falta la correspondiente cuota de autocrítica. Desde mi punto de vista la sociedad es cierto que sigue siendo machista, y por supuesto que aún hay que trabajar mucho por la igualdad de sexos, pero parte de esa culpa es de las mismas mujeres. Seguramente sea una parte menor en comparación con el resto, pero una parte al fin y al cabo. 
Me irrita sobremanera el discurso tan recurrente y tan repetido de que la conciliación familiar recae principalmente sobre las mujeres, porque claro, ellas después de trabajar se van a casa y tienen que atender a los niños, y realizar las tareas de la casa (limpiar, lavar, planchar, coser, recoger, cocinar etc). Y claro, los hombres salen del trabajo y se van a tomar una caña con los compañeros o al gimnasio o al fútbol. 
Esto mismo que acabo de decir lo leí en un artículo de prensa hace unos días, como un comentario hecho por una dirigente política en uno de esos actos del día de la mujer. Y yo me pregunto, esas mujeres conciliadoras, viven en su casa con un hombre, ¿no? y sus hijos, son también hijos de ese hombre, ¿no? y ¿acaso ese hombre no tiene dos piernas y dos brazos como ella? que pasa, que la plancha, la lavadora, la vitrocerámica, la aguja, ¿dejan de funcionar si no las maneja una mujer? y los niños, ¿no pueden ser atendidos en todas sus necesidades por un hombre?
La respuesta afirmativa a todo esto creo que es más que obvia. Y por eso, partiendo de esa respuesta, podemos deducir que el verdadero problema está en que todas esas cosas que la mujer hace, el hombre las podría hacer, pero no las hace (y es culpable por ello), pero ¿por qué se lo consiente su pareja? ¿por qué la mujer le deja abdicar de esas tareas?
Y se pueden argumentar los motivos que se quieran para responder a esto, pero la mujer tiene su parte de culpa por tragar con ello y por aguantarlo. Y eso casi nunca se comenta, y a mi particularmente me irrita que se eluda esa mención. Porque pienso que para resolver un problema hay que analizar todas sus causas, y ponerles remedio, y si se omite sistemáticamente esto, es una causa que se está ocultando y por ello no se está remediando.
Y luego podemos entrar si se quiere en estudiar la sociedad, y el machismo latente y los roles preestablecidos en función del sexo etc, pero al menos reconozcamos que las mujeres tienen su parte de culpa en el problema.

jueves, 28 de febrero de 2013

Armstrong

Neil alcanzó la luna y se subió a ella. Lance fue más allá, se convirtió en parte  misma del firmamento, la estrella más grande de todos los tiempos.
Y nos engañó a todos.
El ciclismo ha muerto, al menos para mí.
Descanse en paz hasta que alguien pueda de resucitarlo, limpiarlo y conseguir que los niños de entonces vuelvan a creer en esos héroes y sus bicicletas, como hacíamos nosotros.

jueves, 7 de febrero de 2013

Campeones ... pero no en todo

Recientemente se ha celebrado en España el campeonato del mundo de balonmano, estoy seguro de que muchos, aún a día de hoy, ni se han enterado . Y eso que gracias a que hemos sido campeones la repercusión ha sido mucho mayor, que si no, la gran mayoría de españoles no sabría que el campeonato se ha celebrado aquí en nuestro país (impresionante por cierto el campeonato del equipo y sublime el partido de la final que quedará para la historia).
Así de triste ha sido la repercusión mediática del evento. Las culpas pueden repartirse entre muchos por supuesto, pero como siempre principalmente en los medios de comunicación, a los que se la trae al pairo todo lo que no sea fútbol, y creo que en gran medida en el comité organizador del mundial que no ha sabido hacer que tenga la presencia debida ni en los medios ni en ningún lado. Aducen problemas de presupuesto, que ha habido que apretarse el cinturón por la situación de crisis del país y que la cosa no daba para más. Bueno, se pueden admitir esas excusas hasta cierto punto, pero en mi opinión no sirven para justificarlo todo.Y voy a poner un sencillo ejemplo al respecto en primera persona.
Como buen seguidor de balonmano y ex-jugador que soy, no podía dejar pasar la ocasión de presenciar un mundial en nuestro país, así que desde que salieron a la venta las entradas me hice con unas para acudir a ver los últimos partidos, o sea, las semifinales, el partido por el bronce y la gran final.
Mención aparte merece el sistema de venta de entradas online, que nos tuvo casi dos meses en vilo, pues se iba abriendo la venta de entradas poco a poco, sede a sede, con una semana de diferencia entre una y otra, y luego las entradas de los octavos de final y luego las de los cuartos y luego ya las de la fase final. ¿Alguien puede explicarme a qué viene tanto suspense?, ¿por qué no se puso todo a la venta desde el principio?
En fin, volviendo al tema que nos ocupa, la suerte quiso que nuestro equipo estuviera en la fase final, así que miel sobre hojuelas, para Barcelona que nos fuimos un amigo y yo a pasar un fin de semana viendo el mejor balonmano del mundo. El viernes era el día de las semifinales. A las siete la primera y a las nueve de la noche la segunda, así que no teniendo otra cosa que hacer, nos decidimos a ir para el pabellón (San Jordi) con tiempo de antelación y darnos una vuelta por allí, para empaparnos del ambiente, tomarnos algo y curiosear en los stands de recuerdos, exposiciones, etc.
Seguro que sabéis ya que nos encontramos ¿verdad? ... NADA .... CERO .... VACÍO .... en efecto, el pabellón allí estaba, y los aficionados, que iban llegando, con sus banderas, con sus cánticos, con sus camisetas ... y el viento frío y helado en el anochecer de Montjuic ... pero nada más, una enorme explanada delante del pabellón, para dar vueltas arriba y abajo caminando, nada más.
Tuvimos que andar unos 500 metros hasta un minichiringuito del tamaño de una autocaravana, donde se agolpaba la gente para tomarse una cerveza, con colas enormes claro, dada la afluencia de aficionados y el tamaño del susodicho bar. Tras esperar la apertura de puertas, hora y media antes del primer partido accedimos al recinto (por cierto que la organización habían comunicado vía email que abrirían las puertas a las cinco y media, y hasta las seis menos cinco todo cerrado a cal y canto).
Dentro del pabellón había dos o tres minitiendas con camisetas y recuerdos del mundial (mínimos por cierto), a precios desorbitados y punto.
Un mundial, el primero de la historia que se celebra en España, es la fase final, donde llegan las cuatro mejores selecciones del planeta.¿No se podría montar alrededor del evento una miniferia centrada en el balonmano? ¿no se podría crear un ambiente festivo ya fuera del pabellón, para que la gente se lo pase bien, y dar color y ambiente al campeonato?
No me vengan con la milonga de los ajustes presupuestarios por favor, que en el mundial había cientos de voluntarios, colaborando sin cobrar y ellos podrían hacerse cargo de las tiendas, de las exposiciones. Y gente dispuesta a montar unos chiringuitos de comida y bebida en los aledaños del pabellón seguro que sobra, porque eso es dinero seguro con los miles de personas que van a pasar por allí.
Hace unos años, se celebró en Colonia la primera final a cuatro de la liga de campeones de clubes de balonmano. Hasta entonces la final era un partido a doble vuelta, pero se decidió innovar y crear a imagen del baloncesto esa final a cuatro a celebrar en un fin de semana. Tuve el privilegio de acudir a verla. Y al lado del impresionante pabellón para más de 20000 personas, se montaron unas carpas donde se podía comer y beber, con espacio para miles de personas, había escenarios con grupos de música tocando, exposiciones de fotos, de camisetas, de cosas relacionadas con el balonmano, incluso había atracciones para que la gente lanzara a portería y le midieran la velocidad del lanzamiento, sitios para niños, etc.
Los aficionados llegaban con mucho tiempo de antelación a los partidos, para tomarse una cerveza, comer algo, ver las tiendas, comprarse algún recuerdo, escuchar música, pasear sus banderas etc .. en resumen, PARA DISFRUTAR DE SU AFICIÓN AL BALONMANO, y doy fe que se lo pasaban (nos lo pasamos) en grande.Y el ambiente y el color que se respiraban allí sólo incitaba a repetir (hecho que he contrastado con otros aficionados que han acudido a alguna de las ediciones de esta final a cuatro, todos ellos dicen que alguna otra edición piensan volver)
Así que por favor, que no me vengan los señores organizadores del mundial con historias para no dormir sobre ajustes presupuestarios, la crisis, los patrocinadores y demás. Ustedes no han tenido la  imaginación necesaria o las ganas de hacer las cosas mejor que bien y punto.

PD: por cierto, un pequeño apunte final. En los bares dentro del pabellón no se vendía alcohol, la cerveza era sin. Los extranjeros llegaban, y se iban sin consumir con cara de no entender nada. Las leyes hechas por culpa del fútbol y sus energúmenos deberían de aplicarse sólo al fútbol, no hay más que decir.