jueves, 28 de febrero de 2013

Armstrong

Neil alcanzó la luna y se subió a ella. Lance fue más allá, se convirtió en parte  misma del firmamento, la estrella más grande de todos los tiempos.
Y nos engañó a todos.
El ciclismo ha muerto, al menos para mí.
Descanse en paz hasta que alguien pueda de resucitarlo, limpiarlo y conseguir que los niños de entonces vuelvan a creer en esos héroes y sus bicicletas, como hacíamos nosotros.

jueves, 7 de febrero de 2013

Campeones ... pero no en todo

Recientemente se ha celebrado en España el campeonato del mundo de balonmano, estoy seguro de que muchos, aún a día de hoy, ni se han enterado . Y eso que gracias a que hemos sido campeones la repercusión ha sido mucho mayor, que si no, la gran mayoría de españoles no sabría que el campeonato se ha celebrado aquí en nuestro país (impresionante por cierto el campeonato del equipo y sublime el partido de la final que quedará para la historia).
Así de triste ha sido la repercusión mediática del evento. Las culpas pueden repartirse entre muchos por supuesto, pero como siempre principalmente en los medios de comunicación, a los que se la trae al pairo todo lo que no sea fútbol, y creo que en gran medida en el comité organizador del mundial que no ha sabido hacer que tenga la presencia debida ni en los medios ni en ningún lado. Aducen problemas de presupuesto, que ha habido que apretarse el cinturón por la situación de crisis del país y que la cosa no daba para más. Bueno, se pueden admitir esas excusas hasta cierto punto, pero en mi opinión no sirven para justificarlo todo.Y voy a poner un sencillo ejemplo al respecto en primera persona.
Como buen seguidor de balonmano y ex-jugador que soy, no podía dejar pasar la ocasión de presenciar un mundial en nuestro país, así que desde que salieron a la venta las entradas me hice con unas para acudir a ver los últimos partidos, o sea, las semifinales, el partido por el bronce y la gran final.
Mención aparte merece el sistema de venta de entradas online, que nos tuvo casi dos meses en vilo, pues se iba abriendo la venta de entradas poco a poco, sede a sede, con una semana de diferencia entre una y otra, y luego las entradas de los octavos de final y luego las de los cuartos y luego ya las de la fase final. ¿Alguien puede explicarme a qué viene tanto suspense?, ¿por qué no se puso todo a la venta desde el principio?
En fin, volviendo al tema que nos ocupa, la suerte quiso que nuestro equipo estuviera en la fase final, así que miel sobre hojuelas, para Barcelona que nos fuimos un amigo y yo a pasar un fin de semana viendo el mejor balonmano del mundo. El viernes era el día de las semifinales. A las siete la primera y a las nueve de la noche la segunda, así que no teniendo otra cosa que hacer, nos decidimos a ir para el pabellón (San Jordi) con tiempo de antelación y darnos una vuelta por allí, para empaparnos del ambiente, tomarnos algo y curiosear en los stands de recuerdos, exposiciones, etc.
Seguro que sabéis ya que nos encontramos ¿verdad? ... NADA .... CERO .... VACÍO .... en efecto, el pabellón allí estaba, y los aficionados, que iban llegando, con sus banderas, con sus cánticos, con sus camisetas ... y el viento frío y helado en el anochecer de Montjuic ... pero nada más, una enorme explanada delante del pabellón, para dar vueltas arriba y abajo caminando, nada más.
Tuvimos que andar unos 500 metros hasta un minichiringuito del tamaño de una autocaravana, donde se agolpaba la gente para tomarse una cerveza, con colas enormes claro, dada la afluencia de aficionados y el tamaño del susodicho bar. Tras esperar la apertura de puertas, hora y media antes del primer partido accedimos al recinto (por cierto que la organización habían comunicado vía email que abrirían las puertas a las cinco y media, y hasta las seis menos cinco todo cerrado a cal y canto).
Dentro del pabellón había dos o tres minitiendas con camisetas y recuerdos del mundial (mínimos por cierto), a precios desorbitados y punto.
Un mundial, el primero de la historia que se celebra en España, es la fase final, donde llegan las cuatro mejores selecciones del planeta.¿No se podría montar alrededor del evento una miniferia centrada en el balonmano? ¿no se podría crear un ambiente festivo ya fuera del pabellón, para que la gente se lo pase bien, y dar color y ambiente al campeonato?
No me vengan con la milonga de los ajustes presupuestarios por favor, que en el mundial había cientos de voluntarios, colaborando sin cobrar y ellos podrían hacerse cargo de las tiendas, de las exposiciones. Y gente dispuesta a montar unos chiringuitos de comida y bebida en los aledaños del pabellón seguro que sobra, porque eso es dinero seguro con los miles de personas que van a pasar por allí.
Hace unos años, se celebró en Colonia la primera final a cuatro de la liga de campeones de clubes de balonmano. Hasta entonces la final era un partido a doble vuelta, pero se decidió innovar y crear a imagen del baloncesto esa final a cuatro a celebrar en un fin de semana. Tuve el privilegio de acudir a verla. Y al lado del impresionante pabellón para más de 20000 personas, se montaron unas carpas donde se podía comer y beber, con espacio para miles de personas, había escenarios con grupos de música tocando, exposiciones de fotos, de camisetas, de cosas relacionadas con el balonmano, incluso había atracciones para que la gente lanzara a portería y le midieran la velocidad del lanzamiento, sitios para niños, etc.
Los aficionados llegaban con mucho tiempo de antelación a los partidos, para tomarse una cerveza, comer algo, ver las tiendas, comprarse algún recuerdo, escuchar música, pasear sus banderas etc .. en resumen, PARA DISFRUTAR DE SU AFICIÓN AL BALONMANO, y doy fe que se lo pasaban (nos lo pasamos) en grande.Y el ambiente y el color que se respiraban allí sólo incitaba a repetir (hecho que he contrastado con otros aficionados que han acudido a alguna de las ediciones de esta final a cuatro, todos ellos dicen que alguna otra edición piensan volver)
Así que por favor, que no me vengan los señores organizadores del mundial con historias para no dormir sobre ajustes presupuestarios, la crisis, los patrocinadores y demás. Ustedes no han tenido la  imaginación necesaria o las ganas de hacer las cosas mejor que bien y punto.

PD: por cierto, un pequeño apunte final. En los bares dentro del pabellón no se vendía alcohol, la cerveza era sin. Los extranjeros llegaban, y se iban sin consumir con cara de no entender nada. Las leyes hechas por culpa del fútbol y sus energúmenos deberían de aplicarse sólo al fútbol, no hay más que decir.