lunes, 26 de enero de 2015

Objetivo C42. Semanas 1 a 3

Lo prometido es deuda, así que aquí estamos para contar el día a día de la preparación para alcanzar nuestro objetivo. He agrupado las tres primeras semanas en un bloque, por la sencilla razón de que ya han pasado, y mi intención es ir contando la experiencia semana a semana. Aparte, son las semanas más suaves del plan, con lo cual tampoco se esperan acontecimientos excepcionales en ellas jejeje. El plan en sí, (lo colgaré algún día aquí para que lo vea quien quiera), lo he sacado de la página web de la maratón de Valencia. Después de mirar bastantes planes, ese se adecuaba bastante a nuestra disponibilidad para sacar días de entrenamiento, y me gustó, así que nos decidimos por ese. Tan solo le hemos hecho algún pequeño ajuste, consistente básicamente en eliminar un día a la semana de entrenamiento ya que el plan marcaba cinco días por semana y nosotros lo hemos dejado en cuatro (en las semanas de más carga). La otra variación es que hemos intercambiado el orden de dos semanas de entrenamiento. El plan marcaba un test sobre 15 km en la primera semana de marzo y dado que la C21, media maratón de Coruña es el 22 de febrero, pues lo que hicimos fue, apuntarnos a la media maratón y usarla como test, pero intercambiando esas dos semanas de entrenamientos. Con lo cual nos quedan tres semanas seguidas de bastante carga de trabajo, en vez de las dos habituales fuertes y la tercera de un poco menos intensidad. Pero bueno, no creo que suponga mayor problema.
Hay que explicar también que el plan de entrenamiento original es más amplio, pues incluye unas cuantas semanas de acondicionamiento general y adaptación a las distancias, para gente que haya corrido poco o muy poco. Como nosotros ya partimos de una base más alta, ya que llevamos casi tres años entrenando asiduamente y corriendo carreras de 10-12km y en el último año varias medias maratones, pues esa parte la damos por hecha y empezamos el plan en su segundo nivel.
En total son 15 semanas de entrenamientos, incluyendo la última semana, la de la C42. Las tres primeras semanas, que acabamos de terminar, son las más sencillas ya que tienen sólo tres entrenamientos por semana y se empieza con distancias pequeñas de 8km, hasta subir, en la semana pasada a hacer tres días de 10, 10 y 12 km. La verdad es que son las distancias habituales en que nos solemos manejar entrenando así que no han supuesto demasiado problema. Si acaso yo lo he llevado un poco peor a nivel muscular ya que la segunda semana me la salté, ya que estuve de vacaciones en la nieve y no salí a correr, aunque bueno, esquiaba a diario, así que las piernas trabajaban. Eso sí, al ser un ejercicio diferente, a la vuelta al asfalto las piernas lo notan y duelen un poquito. 
Pero bueno, ya estamos aclimatados de nuevo: llueve, hace frío, es de noche a las ocho y media de la mañana, es de noche a las ocho de la tarde, o sea, el pan nuestro de cada día a la hora de entrenar en invierno.
Así que de momento todo controlado y sin problema, pensando más que nada en lo que queda por venir, aunque como dicen muchos, es mejor no pensarlo, mirar sólo lo que toca hacer cada día, cumplirlo y punto. 
Yo la verdad que lo único que miro es la agenda y como cuadrar mis quehaceres extra laborales para poder salir cuatro días a la semana, que es lo que toca a partir de ahora. Ah, y tratar de que no se junten más de dos días seguidos de entrenamiento. Ah y por supuesto que el día después de la tirada larga de la semana siempre se descanse ... y ... y ... o sea, un puzzle semanal !!!
Veremos que tal logramos ir encajándolo, cada uno por separado y todos en común, porque la verdad que cuando logramos ir los tres, o aunque sea dos, a entrenar juntos, se hace mucho más llevadero ... ir solo es mucho más pesado.
En fin, a ver como lo logramos. Como decía un poeta en la boca de Joan Manuel Serrat, "... se hace camino al andar ..."

jueves, 22 de enero de 2015

Objetivo C42. El Inicio.

Primera entrada del año en el blog y vamos a empezar con fuerza, removiendo los cimientos del mismo. Voy a tratar de compensar un poco tantos limones, o sea tantas quejas y tantas críticas, y para ello voy a contar otras cosas, (lo cual no quiere decir que los limones no sigan apareciendo por aquí, que nadie se asuste, nunca se irán del todo, vienen de serie conmigo). Y ya puestos, como soy un poco (no, un mucho) vago e inconstante para escribir en el blog, pues toma taza y media, voy a hacer una entrada semanal, al menos durante los próximos tres meses. Será mi segundo gran reto para este año 2015 que acaba de comenzar. El primero y que será precisamente el objeto de esas entradas semanales, es el que figura en el título: C42. La traducción es bastante sencilla, C de Coruña, 42 de 42km. 
En efecto, me he propuesto, mejor dicho, nos hemos propuesto (dos amigos y yo), correr la maratón de Coruña, el 19 de Abril de este año. Otra víctima de esta moda-fiebre que hay ahora por el "running" pueden pensar muchos. Pero en este caso no es cierto, víctima sí, pero no de ahora, ya hice mis pinitos en el "running" hace un montón de años, corriendo entonces varias medias maratones, y después de un largo parón, casi por azar, hace unos tres años retomé, junto con esos dos amigos que mencioné antes, el tema del "running", y desde entonces hemos ido quemando etapas hasta este punto en que nos vamos a plantear el gran reto de completar una maratón. 
Es curioso el fenómeno del "running", espectacular el aumento de participantes en las carreras y alucinante el salir cualquier día a entrenar y cruzarte con más y más gente que lo practica, sobre todo mujeres, que son una verdadera avalancha en los últimos tiempos en este deporte. Qué alegría. Ya era hora. 
Yo desde aquí animo a todo el mundo a probarlo. Si superáis las primeras etapas de adaptación, descubriréis algo nuevo, que no os dejará indiferentes, os lo aseguro, eso sí, aviso, posiblemente os enganchará. 
Quizás esto último es lo más curioso del "running". Vicia. Provoca adicción. Y es difícil explicar el motivo, al menos a mí me resulta complicado. Hay que sentirlo para saber a lo que me refiero. Por ejemplo, si a mí me preguntan si me gusta correr, mi respuesta es: sí, me gusta. Pero si me preguntan si es el deporte que más me gusta, mi respuesta va a ser: no, que va, me gustan más muchísimos otros deportes. Todos los deportes de equipo, los deportes individuales que requieren el uso de una "herramienta": tenis, squash, pádel, tenis de mesa ...
Todos esos me gustan más que correr, porque me gusta el hecho de aprender una técnica, de tener que mejorarla, de tener que pensar, cuando hay una pelota por medio y compañeros y rivales, hay que pensar a quien pasársela, hay que pensar quien puede quitártela, hay que pensar en recuperarla etc ... pensar, pensar, pensar ... 
Cuando corres no hay nada de eso, es dar un paso y otro y otro y otro, al ritmo que puedas, al ritmo que aguantes, no hay nada que pensar, si acaso todo lo contrario, lo mejor es no pensar en lo que estás haciendo, para no agobiarte si te quedan muchos km hasta la meta, o muchos minutos hasta el final de la sesión. Y sin embargo soy "runner", salgo a correr habitualmente, aunque me gusten más otros deportes sigo corriendo. ¿Por qué?. 
El correr tiene algo que no tienen el resto de deportes, el cuerpo te lo pide, en serio, pide su dosis. Como he dicho, me encantan los deportes de equipo, o jugar un partido de pádel o de squash, y si tengo ocasión prefiero eso a salir a correr, pero puedo estar dos meses sin practicar esos deportes y no hay problema. Mi cabeza se acuerda y me gustaría practicarlos, pero nada más. En cambio, dejo de correr un par de semanas y me empiezo a notar raro, mi cuerpo empieza a sentirse extraño, me entran ganas de correr. Lo necesito. Veo un camino, un parque, un paseo, y me apetece ponerme a trotar por él. Lo necesito. Me cruzo con alguien que está entrenando y me entra envidia. 
Y cuando después de ese parón vuelvo a correr, ahhhhh, una sensación de alivio me recorre cuando termino el primer entrenamiento, mi cuerpo se calma, se relaja, se pone todo en su sitio. Es como una pequeña (o gran) adicción. Por eso siempre digo, que el hacer otros deportes me lo pide la cabeza, el "running" me lo pide el cuerpo.
Y en cierta medida el "running" te paga esa dependencia que te crea con ciertas sensaciones que no se consiguen de otra forma. Esto si que es muy difícil de explicar para quien no lo haya experimentado nunca, pero cuando llevas un tiempo siendo corredor habitual, y haces tus salidas semanales a cubrir kilómetros, de vez en cuando, sin patrón alguno, aparecen ciertos días en los que te lanzas a trotar, vas calentando y te vas encontrando bien y de repente sucede que entras en un estado como de euforia, como de plenitud, un estado de bienestar que produce una sensación incomparable, notas como te deslizas sin esfuerzo, como si no tocaras el suelo, encuentras un ritmo de carrera que no te provoca cansancio, sino todo lo contrario, el movimiento de sus piernas, de tus caderas, de tus brazos fluye con continuidad, sin molestias, avanzas y avanzas sin que te cueste, sientes que tu cuerpo está hecho para eso, para correr, y te embarga una sensación de bienestar, de poder, de fuerza, absolutamente diferente. Es increíble. No lo puedo describir o explicar mejor, pero quien corra habitualmente sabrá de lo que hablo.
Volviendo al C42. Tenemos un plan de entrenamientos de 15 semanas. Muchos kilómetros por delante, muchos aguaceros que soportar (el clima norteño es lo que tiene, y entrenar es sagrado, si llueve se pone uno un gorro y ropa adecuada ... y a correr, si hace frío, se abriga uno ... y a correr. No hay otro secreto), muchas sensaciones que descubrir, muchas molestias, muchos dolores que superar. 
Y no se me ha ocurrido mejor cosa que tratar de ir contándolo por aquí, así que semanalmente iré escribiendo como llevamos el plan de entrenamiento y las sensaciones que vamos teniendo. 
Espero que el 20 de Abril los dos objetivos estén cumplidos, escribir cada semana, y llegar a la meta.