martes, 28 de febrero de 2012

Europeos SI, pero para todo

Llega un momento en que el hartazgo alcanza cotas tales, que lo único que apetece es coger un bate de beisbol y liarla parda como el protagonista de "Un día de furia". Y descuiden ustedes que el objetivo del bate no iba a ser el mobiliario urbano, ni el utilitario de cualquier pobre infeliz que acertara a estar en el lugar equivocado en el momento equivocado. El objetivo estaría bien delimitado entre la gran lista de cabezas pensantes de nuestra clase política, nuestra clase sindical, banqueros, empresarios y demás impresentables. Se cansa uno de escuchar por activa y por pasiva que si las reformas laborales son necesarias, que hay que equipararnos con Europa, que tenemos que amoldar nuestras normas del entorno laboral a las europeas etc. QUE SI, QUE ESTAMOS DE ACUERDO SEÑORES ... pero oigan una cosa, queremos ser como los europeos PARA TODO. Porque aquí para abaratar el despido, bajar los sueldos y demás enseguida miramos a Europa, pero para ver que los europeos tienen horario de trabajo continuo, que a las cinco de la tarde se van todos a recoger a sus hijos y para casita a conciliar vida laboral y familiar, para ver que la hora de la comida se acorta al máximo pero las empresas suelen disponer de sitios adecuados para que coman sus empleados, para ver como los europeos pueden flexibilizar sus horarios de acuerdo a sus necesidades familiares etc, para ver todo eso los políticos, los empresarios de la CEOE etc, CIERRAN LOS OJOS .....
Estamos hasta las narices señores, por no decir palabras más altisonantes, de que sólo quieran tocarnos el bolsillo, pero no la jornada laboral, de que sólo quieran despedirnos más barato, pero no flexibilizarnos los horarios. Y luego hablan de la productividad española que es de pena, normal señores empresarios de tres al cuarto, porque ustedes en vez de fomentarla hacen todo lo contrario, siguen pensando que el empleado que se pasa en la oficina 10 horas al día trabaja y rinde más que el que está 7, y claro, así nos luce el pelo.
Recíclense de una vez, pandilla de dinosaurios, y sean europeos también ustedes, claro, que seguramente no les interese porque entonces tendrían que irse la mayoría a la calle, por falta de valía para el puesto que ocupan.