miércoles, 27 de octubre de 2010

¿Crisis? No para el Papa

Cabreado, indignado, mosqueado, malhumorado y dos millones más de adjetivos podría añadir, todos con la misma significación. La razón es muy sencilla, esta mañana mientras venía conduciendo camino del trabajo, he escuchado una noticia que luego he confirmado en la prensa digital: el coste de la visita del Papa a Galicia. Supongo que todos ustedes saben, y si no se lo digo yo, que el Papa va a venir a Galicia, en noviembre, como colofón a la celebración del año Xacobeo. No va a ser una visita muy larga, ni siquiera cubre una jornada laboral entera, pues va a estar sólo 7 horas en Santiago de Compostela. Lo que va a hacer, los actos en que va a participar, ni los conozco ni me importan. Los respeto y respeto a quienes quieran acudir a ellos y a quienes quieran participar en ellos. De igual manera que respeto que en un año Xacobeo se quiera contar con la presencia del Papa. Y de igual manera que entiendo que estas cosas cuestan un dinero, y que ese dinero hay que sacarlo de varios sitios, entre ellos del bolsillo de todos, o sea del gobierno autonómico, o sea la Xunta de Galicia. Lo que me saca de mis casillas es que esa cantidad ascienda a TRES MILLONES DE EUROS. Lo pongo en mayúsculas para que lo lean bien ustedes. Entiéndanlo como un grito de rabia y de asco.
Estamos inmersos en la mayor crisis de las últimas décadas, el paro está por las nubes, la gente llega a fin de mes cada vez de peor forma (los que logran llegar), y estos señores ¿se van a gastar ese dinero en la visita del Papa? Estos mismos señores que no se cansan de hablar de austeridad, de recortes de gastos, de contención de salarios, de recortes de salarios, se van a gastar esa millonada para que el hombre de la blanca túnica venga 7 horas a decir unas palabras, saludar un poco con la mano, comer su marisquito y hasta luego.
Sinceramente, que cambien esos tres millones de euros en billetes de 5 y los repartan a los indigentes de toda Galicia. Al menos eso no sería tirar el dinero.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Admiración y asco

Como todo el mundo sabe,(qué remedio con el bombardeo informativo que están haciendo), están sacando a los mineros atrapados bajo tierra allá en Atacama (Chile). De lo cual me alegro infinitamente. Es una auténtica proeza que puedan salir vivos tras más de dos meses atrapados a más de seiscientos metros de profundidad. Es una gesta, un logro de la humanidad, algo admirable. El ser capaces de aunar las tecnologías más punteras y los especialistas con más conocimiento del planeta, para lograr sacar vivos a esos 33 mineros, demuestra una vez más que cuando el ser humano usa su conocimiento para el bien puede conseguir cosas impensables. Cosas otrora llamadas milagros.
El problema es lo otro, la mierda que inexorablemente acaba acompañando, y empañando, cualquier logro del ser humano. ¿A qué me refiero? Muy sencillo. Estos 33 mineros quedaron allá atrapados y ahora se les está salvando la vida. Perfecto. Pero claro, se ha montado el correspondiente circo mediático alrededor, como no podía ser menos.
Es inevitable, la noticia es la noticia y hay que informar al mundo, y es bueno que se informe.
Lo malo viene cuando a raíz de eso salen los payasos a la pista del circo.
¿Cómo se puede entender que ahora les lluevan ofertas de todo tipo a esos 33 mineros?. Todos nos alegramos mucho de que hayan salido con vida, pero no seamos hipócritas por favor. ¿A qué viene regalarles un puñetero iPod a cada uno?, ¿a qué viene invitarles a ver un partido del real madrid o del manchester united?, ¿a qué vienen tantos y tantos regalos que se les están haciendo y se les harán en sucesivos días?. A la hipocresía. Disfrazándose de samaritanos y de buena gente lo que buscan todas esas empresas es la puñetera publicidad. ¿De verdad quieres regalarles algo para compensarles lo sufrido?, pues regálaselo sin que se entere medio mundo, sin hacer anuncios a bombo y platillo en los mediod, sin que el regalo lleve un logotipo de 3x4 para que se vea bien la marca o empresa que lo hace. Pero claro, eso sería tirar el dinero, porque no se sacaría nada a cambio. Y eso por muy ético y edificante que sea, se lo pasan por el forro todas estas grandes compañías y multinacionales que se apresuran ahora a obsequiar a estos supervivientes. Qué asco.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

La huelga

29 de Septiembre, tema obligado del día, la huelga general. ¿Hacer huelga?. ¿No hacerla?. ¿Está justificada?. Pues no voy a entrar en ello oigan, tengo mi opinión formada al respecto pero no aporta nada al tema que quiero tratar, así que mejor les ahorro el escucharla.
Lo que sí me gustaría comentar es que estamos en el año 2010. Que todo el mundo tiene un teléfono móvil. Que la conexión a internet está extendida masivamente entre la población. Que tenemos canales y canales de televisión y montones de radios y de periódicos.
En definitiva, que estamos en la era de la información y las comunicaciones, que son prácticamente instantáneas. Cualquier suceso o evento tiene su reflejo a través de algún medio de comunicación casi al instante. Internet ha revolucionado la comunicación a nivel mundial, eso es indiscutible.
Comentado todo esto sólo me queda hacer una pregunta: ¿que narices pintan los piquetes "informativos" en una huelga general?. Claro que llamarlos informativos ya es de por sí una broma de mal gusto, porque todos sabemos que no lo son, que lo único que pretenden es la coacción (o sea justo lo mismo que denuncian de los empresarios) y el impedir a otros trabajadores que acudan a su puesto de trabajo. Por eso esos piquetes se centran en cortar el transporte público, y en la medida que pueden el privado también, porque así impiden a mayor número de personas acudir al trabajo y así hacen que el efecto de la huelga sea mayor. Para que luego los dirigentes sindicales, responsables máximos de dichos piquetes, se llenen la boca hablando de seguimientos masivos de la huelga y dando porcentajes altísimos de huelguistas. Y digo yo, ¿cuántos de esos huelguistas lo son realmente por convicción y no por coacción, miedo o temor? Ese es el dato que habría que buscar, porque ese sería el dato real del apoyo a la huelga y que reflejaría exactamente su impacto.
Pero seguimos anclados en el pasado más rancio por parte, entre otros, de los sindicatos de este país. No se dan cuenta que ya estamos en democracia, que ya no hay una dictadura, que los tiempos han cambiado y mucho. Siguen con los mismos discursos de siempre, y eso ya no encaja en la sociedad de hoy. Gracias a los sindicatos y a los sindicalistas se han conseguido todos los derechos de los que disfrutamos hoy en día los trabajadores. Y muchos de ellos conquistados a base de huelgas muchas veces muy duras y bajo condiciones muy difíciles. Y muchas veces abocados a llevar esas huelgas al campo de la confrontación física y los disturbios. Nadie niega eso, y nadie le quita valor a eso, todo lo contrario.
Pero eran otros tiempos señores. Seguir predicando esos métodos en la sociedad moderna del siglo XXI ya no se puede consentir. ¿Huelga? que la haga el que quiera hacerla, cada cual es libre de pensar y actuar como mejor crea. Pero al revés también. Si se es libre para poder hacer huelga, también se ha de ser libre para no hacerla. Lo contrario se llama dictadura.

martes, 21 de septiembre de 2010

¿Seguro que el problema es sólo la crisis?

Tal vez ustedes no estén muy al tanto del tema que voy a comentar, si viven en Galicia a buen seguro que sí, pero es bastante ilustrativo (creo) de como funcionan las cosas en la sociedad de hoy (por desgracia). Al grano. El tema puede resumirse en que en breve, las dos grandes cajas de Galicia (Caixanova y CaixaGalicia) van a fusionarse en una sola entidad. Como sucede en cualquier fusión de empresas esto provoca una serie de efectos colaterales. Hablando en plata, se van a cerrar montones de sucursales y se va a largar a la calle a montón de trabajadores, en concreto más de mil. Cierto es que se va a hacer a base de prejubilaciones, lo cual es mucho menos doloroso que si fueran despidos sin más, pero habrá a quien le venga bien la prejubilación y a quien le venga mal, y a parte de todo, habrá seguramente traslados de trabajadores, cosa que no suele ser plato de buen gusto para nadie.
Y ustedes dirán, pues oye, cuando hay un proceso de estas dimensiones no hay más remedio que aceptar como mal menor estos efectos colaterales, porque son inevitables, y al final la fusión va a traer unos beneficios mayores que los problemas momentáneos que va a originar y bla bla bla (como no soy político les ahorro a ustedes leer cuatrocientas lineas glorificando los pros y minimizando los contras).
Razón llevan al argumentar estas cosas, pero ¿que me dirán ustedes si les comento un pequeño detalle?, resulta que en este proceso se garantiza por ley (es decir avalado por la mismísima Xunta de Galicia), que los directivos de ambas entidades serán mantenidos en su puesto pase lo que pase, pese a quien pese, contra viento y marea, durante los tres años primeros siguientes a la fusión.
Olé sus "atributos" señores políticos. Los efectos colaterales que los sufran los currantes de a pie, que los trasladen, que los prejubilen, que les cierren sus centros de trabajo, es el peaje a pagar por mejorar. Pero a los señores directivos que cobran un pastizal impresionante, a esos pobrecitos que no les afecte en nada el proceso, a esos hay que garantizarles que durante tres años mínimo van a seguir mamando de la misma ubre. Así tendrán tiempo de buscarse otra vaca de la que nutrirse, o en su defecto, de rellenar bien sus calcetines de billetes por si pasado ese tiempo se van a la calle (tendrán que comprarse para ello unos cuantos pares nuevos, porque los que tienen estarán ya repletos).
Es curioso, resulta que con la fusión de dos entidades en una pues hay que reducir sucursales, oficinas etc. Lógico. Pero el número de directivos no es necesario reducirlo. El colmo de la desfachatez y la desvergüenza.
Nos mentan la crisis una y otra vez, pero al final la crisis siempre le da los guantazos a los mismos. Y cada vez las mismas caras están más moradas de recibir hostias y las mismas otras están más coloradas de levantar más y más bolsas repletas de monedas, y de reírse de los que chupan las hostias claro.

jueves, 24 de junio de 2010

Colabora, dona sangre ... si les da la gana.

24 de Junio de 2010. He sido informado, como donante habitual de sangre que soy, que una unidad móvil para donaciones (o sea, el autobús), va a estar situada en la población en la que resido, en su posición habitual (frente al ayuntamiento), en horario de 9 a 14 y de 16 a 21 horas. Esta información me ha llegado por correo electrónico (hace una semana), mediante llamada telefónica (ayer por la mañana) y a través de un SMS (esta misma mañana). Eso sin contar multitud de carteles distribuidos en las cristaleras de los establecimientos comerciales de dicha población. Un sistema de avisos, abrumador, cómodo y eficaz. No se puede pedir ni más ni mejor. Excelente.
El único pero a todo esto, es que una vez más, como sucede en muchos otros casos, nuestra sociedad se empeña en incompatibilizar los horarios, puesto que si yo (como una gran mayoría de trabajadores) salgo de trabajar alrededor de las dos y vuelvo a entrar hacia las cuatro de la tarde, ustedes dirán cuando puedo ir a efectuar mi donación de sangre, si justo ese periodo de tiempo el autobús no está (supongo que para que el personal del mismo vaya a almorzar). Me queda únicamente la posibilidad de acudir después de mi trabajo de la tarde, es decir, entre las 20 y las 21 horas. Lapso de tiempo bastante exiguo, sobre todo dado que como mi caso es muy común, se junta todo el mogollón de gente a la misma hora a la puerta del autobús. ¿Tanto costaría que al autobús tuviera horario continuo?.
Pero bueno, pasando por alto ese tema, y dada mi voluntad de intentar donar siempre que sea posible, la opción que he decidido tomar es la de salir un poco antes de mi trabajo (por suerte puedo permitírmelo), y entrar antes a la tarde para compensar. Y en efecto eso he hecho, con lo cual, tras un par de sustos en forma de atasco, que me hicieron temer que llegaría con retraso, he conseguido el objetivo de llegar al autobús de donantes a las 13:50 horas.
¿Y que creen ustedes que ha sucedido?, seguramente dada su condición de españoles y con su conocimiento profundo de la idiosincrasia de este país nuestro de cada día acertarán a la primera: no he conseguido donar sangre.
Resulta que cuando he llegado (diez minutos antes de la hora límite, recuérdenlo) ya estaba todo recogido y el personal afanándose para irse, cosa que ya pude sospechar desde el momento en que la señorita que me encontré al subir al autobús ya no tenía la preceptiva bata blanca.
Venía a donar, fueron mis palabras. Esta cerrado ya, estamos recogiendo porque no nos da tiempo a venir por la tarde a la hora, fue su respuesta. Es que con estos horarios, es muy difícil donar, contesté. Los horarios son de 9 a 14 horas y de 16 a 21 horas me dice la señorita. Ya lo sé, le contesto casi sin dejarla terminar, pero yo salgo de trabajar a las 14 horas y no me da tiempo a llegar, entonces hago el esfuerzo de salir media hora antes para poder venir a donar y me encuentro con que diez minutos antes de la hora ustedes ya se están yendo. La respuesta de la señorita es bastante elocuente: Entiendo, gracias por venir de todas formas. A lo cual reconozco que no pude evitar responderle cabreado: Os vais antes de la hora y luego os quejáis de que no hay sangre suficiente en los hospitales. La señorita, ya sin sonreir y con visibles ganas de que me fuera por donde había venido se limitó a responder: Muchas gracias por venir.
La última palabra la dije yo, que mientras descendía del autobús bastante enfadado me despedí: Gracias a vosotros por no atenderme.
No pude evitar que vinieran a mi mente las campañas de fomento de las donaciones de sangre: necesitamos tu sangre, tu sangre puede salvar vidas, cada donación importa.
Ya se ve lo que importa cada donación, que se permiten el lujo de rechazarlas, incluso incumpliendo el horario de atención que ellos mismos establecen.
Que no me jodan.

martes, 30 de marzo de 2010

Iglesia Católica Apostólica y Romana 2010

Para aquellos políticos que votan a favor de la reforma de la ley del aborto: negación de la comunión.
Para aquellos sacerdotes acusados de pederastas: inflexibilidad con el pecado pero indulgencia con el pecador.
Sobran más comentarios. Esta institución se define por sí sola.

jueves, 11 de marzo de 2010

Ayuntamientos caraduras

Estamos en marzo, un mes como otro cualquiera, pero los padres con niños escolarizables seguro que estarán conmigo en que no es un mes cualquiera, porque el plazo de recepción solicitudes de escolarización se abre y se cierra en este mes, con todo el follón que ello conlleva. Ese tema daría para varias entradas del blog, pero hoy quiero comentar algo que tiene mucha más "gracia" y que cabrea aún más si cabe. Resulta que el ayuntamiento en el cual estoy empadronado y en el cual mis hijos están debidamente registrados, me envía una carta donde me avisa de la apertura y duración del plazo de recepción de solicitudes de escolarización, y me explica los pasos que debo dar, documentos que tengo que aportar y datos que debo rellenar en dicha solicitud. Hasta aquí todo perfecto. Es más, mi primer pensamiento fue de asombro ante tanta cosa bien hecha. Después llegó el análisis detenido de la carta y los procedimientos en ella descritos y claro, aquí saltó la liebre. En uno de los puntos dice que en caso de necesitar documentación acreditativa de mi lugar de residencia, puedo solicitarla en el ayuntamiento como es preceptivo. Hablando en plata, que si necesito aportar lo que se denomina certificado de empadronamiento, para justificar cual es mi lugar de residencia, que lo solicite en el ayuntamiento. Eso sí, pagando 2 euros. Lo voy a repetir para que no tengáis que releerlo: pagando 2 euros !!.
Que yo sepa hasta hace unos meses ese documento lo daban gratuitamente. Es más, cuando registré en el ayuntamiento a mi hija recién nacida (hace 8 meses), tuve que solicitar ese papel, y no tuve que pagar absolutamente nada. Y alguien dirá, es que claro con esto de la crisis hay que sacar dinero de donde sea. Pues que organicen un "full-monty" de los concejales que seguro que sacan más dinero que con esto !!!.
Lo más indignante del tema es que para inscribir a un niño en un colegio público (o sea dependiente del ayuntamiento, comunidad autónoma, estado), te pidan una documentación determinada que te tiene que dar el propio ayuntamiento, comunidad autónoma, estado. Es decir, te están pidiendo una documentación que ya obra en su poder. Y encima te la cobran. El colmo del pitorreo.
De todos modos, hagamos un pequeño ejercicio de cálculo matemático. Pongamos que en el ayuntamiento reciban mil peticiones de padrones, el total recaudado ascendería a la impresionante cifra de 2000 euros. Con la cual sin duda ninguna podrían acometer importantísimos proyectos que redundaran en un inmenso beneficio para los habitantes del entorno. Por lo tanto no se de que me quejo si al final voy a salir ganando con esas copiosas inversiones que se van a poder hacer gracias a las solicitudes de certificados de empadronamiento.

PD: Aún no he tenido que solicitar dicho certificado. El día que tenga que hacerlo y me cobren, preguntaré a que se debe dicho cobro cuando antes era gratis. Estoy más que seguro que de la respuesta que obtenga saldrá otra jugosa entrada para este blog. En unos días lo sabremos.

martes, 9 de febrero de 2010

SUECO JOHANSSON


Supongo que no seré el único ser humano sobre la faz de la tierra que en algún momento de su vida se ha preguntado por los orígenes de algún grupo musical. ¿Quién no tiene la curiosidad, sana o insana, de saber como fue aquella primera actuación de ese grupo que hoy idolatran miles y miles de seguidores por todo el planeta?. ¿A quién no le gustaría haber estado allí?. Supongo que las respuestas a estas preguntas son bastante obvias.
Y por ello es también necesario describir en detalle lo sucedido en la noche del otro sábado. No hace falta que explicite la fecha, la historia se encargará de recordarla para siempre.
Puede que hubiera pasado un poco la media noche, o puede que estuviera a punto de llegar, lo que está claro es que todo comenzó a suceder en esa hora mágica que marca la frontera con el reino de los sueños. Esa frontera donde casi todos se quedan plantados para siempre, mirando al otro lado de la valla, y que sólo unos pocos son capaces de franquear para alcanzar el éxito: los elegidos.
Esos elegidos que en la antesala de su estreno son capaces de mimetizarse con el entorno como si con ellos no fuera la cosa. Que no se les caen los anillos por usar como camerino unos baños públicos, así sin más, conversando tranquilamente con la gente que por allí pululaba a esas horas de común incontinencia urinaria, mientras se ponían el traje de faena: una sencilla camiseta amarillo chillón, con tres mínimas coronas azules sobre el pectoral izquierdo, y el logotipo de la banda bien visible en la espalda: "sueco johansson".
Así ataviados atravesaron en unos pocos pasos el espacio que les separaba del escenario y ante la atónita mirada de los allí congregados se "subieron" al mismo.
Allí estaban. Los tres mosqueteros con sus guitarras. Al mando del grupo, como vocalista principal y líder acústico y espiritual: Rulo Johansson. A los coros y acompañando a la guitarra: Javi Johansson. Y en un estudiado segundo plano, dominando el ambiente con su estilizado bajo, el primer sueco de todos los suecos johanson, el hombre que posiblemente sin saberlo se trajo de la fría suecia esa precisión cuasi matemática para pulsar las cuerdas: Pep Johansson.
Y así, sin más, fieles a esa sencillez que siempre llevan por bandera, comenzaron a desgranar su repertorio musical. Sería inútil enumerar los temas que fueron sucediéndose a partir de ese momento. Es más, posiblemente nadie de los presentes sea capaz de recordar más que unos pocos, porque cuando se produce ese momento mágico de simbiosis entre músicos y espectadores, a menudo se olvidan los detalles en favor de lo más esencial: la sensación de haber asistido a algo único y tal vez irrepetible.
En qué momento llegó el delirio en esta primera parte del concierto es difícil de concretar, pero el resultado demoledor del ambiente creado por estos tres monstruos de las cuerdas fue tal, que los presentes no dudaron en mostrar su repentina, y desde entonces ya eterna, rendición al buen hacer de los johanson, abalanzándose en masa sobre el límite del escenario, y arrodillándose para corear las canciones e incluso tratar de rozar con la punta de sus dedos a los instigadores de su éxtasis.
Para colmo del delirio llegó la sorpresa de la noche, la aparición en el escenario del johansson gallego, Ramón, que acompañó a la banda con los delicados acordes de su gaita. Qué decir de la combinación de tan ancestral sonido con las aterciopeladas notas de las guitarras de los johansson, que además tuvieron el acierto de disminuir la contundencia de su directo en este punto del concierto, para que resaltara por encima de todo el maravilloso quejido que el músico gallego extraía con singular maestría de su instrumento.
Después vino la presentación de los músicos a cargo de Rulo Johansson, vitoreados todos por la concurrencia entre desgarradores punteos de Javi Johanson. Y el emotivo gesto de la banda agradeciendo la impresionante calidad del sonido al cuarto johansson, Gelu Johansson, quien había sudado de lo lindo horas antes para que nada quedase al azar y la tecnología estuviera cien por cien al servicio del talento de estos tremendos músicos.
Qué decir del siguiente tema, en el cual el inimitable Pep Johansson mostró que no solo el mástil de su bajo carece de secretos para él, sino que además se atreve con otros instrumentos, como esa pequeña joya del acompañamiento, tan poco usada en nuestro país dicho sea de paso, como es el huevo de arenilla. Con él deleitó a los presentes en un impresionante "solo" de introducción al siguiente tema de la banda. Logrando de paso, poner un nudo en la garganta de todos los que escuchábamos tan desgarradora sucesión de notas. Después, la voz ronca, sentida y acompasada de Rulo Johansson terminó de redondear un tema que a buen seguro pasará a convertirse un clásico de referencia para todos los seguidores del grupo.
Como colofón a esta orgía musical, los johanson, para deleite del entregado público, se dedicaron a hacer unas cuantas versiones de temas conocidos de otras bandas, que pasados por el tamiz de su talento interpretativo volvieron a recobrar, no sólo la actualidad sino también toda su fuerza y sentimiento. España volvió entonces a ganar a yugoslavia por veinte puntos arriba, y el agüita amarilla (como no), volvió a salir fuera de cada uno, para perderse debajo de todas la casas y llegar a todos los mares.
La atronadora ovación final al trío no dejó lugar a dudas. Aún ahora, pasados unos días, pone la carne de gallina el recordar la atmósfera que fueron capaces de generar, y cómo el público correspondió con su participación durante todo el concierto, para despedirlos después como auténticos ídolos.
Creo que hablo en nombre de todos los presentes, cuando digo que cada uno de los que allí estuvimos tenemos guardado en un sitio muy especial esos momentos vividos. Porque, llegarán discos de todos los metales, giras de todos los colores, macroconciertos en todos los estadio, pero esta vez sí, esta vez nosotros sí que podremos decir, que el primer día, en la primera actuación, estuvimos allí.

jueves, 14 de enero de 2010

Haití

-- Mamá mamá, mira lo que le ha pasado al perro del barrio. Un árbol de los que arrastraron las inundaciones lo atrapó contra un montón de escombros y tiene las patas rotas y no puede moverse.

-- ¿Que perro del barrio Toñín?, ¿ese nido de pulgas enfermizo que vive vagabundeando todo el día por ahí, que duerme donde puede, come las migajas que alguien le tira málamente en una esquina de pascuas a ramos, y los fines de semana lo utilizan los pandilleros para atarle latas a la cola y hacer prácticas de tiro o de kárate o vete tu a saber?

-- Sí mamá, ese ese.

-- Ay Señor!! Pobrecito, pobrecito!! . Corre, vete a buscarlo mientras yo cojo la cartera, que lo vamos a llevar al veterinario para que le cure las patas y de la que pasamos por la carnicería le compramos un buen trozo de carne y unos huesos para que coma. Eso sí, luego lo dejas que se busque la vida como pueda por ahí ¿eh?, que bastantes cosas tenemos ya como para meter un chucho pulgoso de esos en casa.

-- Vale mami.

-- Ah ¿y cómo dices que se llama el perro? ¿porque tenía un nombre no?

-- Sí mami, se llama Haití.