lunes, 30 de marzo de 2015

C42 Semanas 11-12 (VigBay)

De nuevo me ha pillado el toro, así que vamos a resumir dos semanas completas en una sola entrada del blog. 
La semana 11 fue perfecta, ya se preveía, tocaba semana de descarga general, ya que a finales de ella, el domingo 22 teníamos marcado un test de media maratón, y para ello nos fuimos a correr una de las pruebas de esta distancia más multitudinarias, la Vigo-Bayona, 5.500 participantes en la línea de salida, casi nada. Hasta llegar allí, la semana no tuvo ninguna historia, salidas de 10, 8 y 6km, así que poco más que estirar y calentar las piernas. El objetivo era llegar bien a la carrera y rodar a un ritmo de 5'20" por km, con lo cual había que completar la prueba en 1h52'. Tuvimos una gran suerte con el tiempo e hizo un día magnífico, luciendo el sol pero sin apretar en exceso la temperatura, aunque como buenos norteños, si nos dicen de cambiar el sol por unas pocas nubes, aceptamos a ojos cerrados. Al final son muchos kilómetros y el sol aunque no apriete en demasía el calor, se acaba notando. La carrera pues como siempre, un enorme enjambre de corredores en la salida que luego se van adueñando por la serpenteante carretera desde Vigo hasta la meta en Bayona. Con esta cantidad de participantes siempre se corre rodeado por todos lados, lo cual a veces es bueno y a veces malo, bueno porque nunca hay soledad, siempre tienes con quien ir a tu ritmo, y malo porque hay tramos en que se acumula tanta gente que es dificil adelantar, hay que zigzaguear, y eso molesta, sobre todo si se produce incluso en el kilómetro 16, ya muy muy lejos de la salida. Y bueno, salimos los tres juntos a nuestro ritmo, nos pusimos a distancia visual del globo que marcaba 1h50', incluso estuvimos pensando si tratar de seguirlo o quedarnos en nuestro tiempo objetivo, y al final con el gentío que había y en un avituallamiento, pues nos separamos un poco y cada cual fue a su bola. Carlos se lanzó a por el globo de marras y como siempre va sobrado a nuestro ritmo pues no sólo lo pilló sino que lo dejó atrás y terminó en 1h47. Yo me mantuve en el ritmo objetivo sin forzar, pensando en no cargar las piernas para las siguientes dos semanas duras de entrenamiento y terminé clavando el tiempo de 1h52'. Adolfo acusó el sol, y terminó en 1h54', eso sí, venía con un billete de 5 euros que se encontró por el camino y que no dudó en recoger ;-)
Carrera completada, semana terminada, objetivo cumplido.
La semana 12 se presentaba dura, nuevamente volvíamos a cargarnos de km tras la semana de la carrera. Las salidas eran de 10, 12, 13km y el colofón la tirada más larga de toda la preparación, 32km. Las piernas los primeros días no se resintieron de la VigBay, buena señal, aún recordábamos cuando hicimos la media maratón de Coruña, que apretamos más de lo debido, y la semana siguiente fue un continuo dolor de piernas en los entrenamientos, así que esta vez muy contentos de haber controlado ese tema. En mi caso, debido a mi agenda, tuve que salir los tres días consecutivos, martes, miércoles y jueves, lo cual no me gustaba demasiado por el poco descanso, pero sorprendentemente el tercer día consecutivo estaba muy bien de piernas, así que lo hice sin problemas. Quedaba tan solo la tirada larga, y además en mi caso iba a tener que hacerla en solitario porque me iba el fin de semana para La Bañeza. Lo peor es que por allí no controlo circuitos y además como tengo por norma inquebrantable no correr por carreteras, pues me conformé con dar vueltas por un circuito con sendero y carril bici que hay allí y que tiene unos 4km de longitud en cada vuelta. Lo malo es que hay sube y bajas, un par de puentes que cruzar sobre el río etc. Pero quejarse no sirve, así que el sábado madrugué y a por la tirada. Y costó, vaya si costó, me costó bastante más que la de 30km de hacía quince días. De hecho los últimos 3-4km no pude ir al ritmo marcado de 5'50", las piernas me dolían horrores, y decidi que lo mejor era acabar como pudiera, así que subí a los 6'00" y logré terminar los 32km muy fastidiado de piernas, en 3h11'. Además todo el rato hizo un tremendo sol, que si bien no calentaba demasiado porque era muy temprano, si que molestaba bastante a los que como yo preferimos las nubes. Sensaciones encontradas, por un lado fastidiado por no poder cumplir los ritmos del plan, pero por otro contento porque a pesar de todo logré completar la distancia. Luego revisando los tiempos después de la ducha me animé un poco más, con los ritmos del plan, el tiempo total que teníamos que marcar era de 3h10', así que aunque no lo cumplí, la desviación era bastante menor de lo que pensaba, seguramente porque los kilómetros iniciales los hice más rápido de lo marcado.
Por su parte, mis compañeros de preparación, se fueron el domingo juntos a hacer la supertirada, Adolfo había pasado mala noche y estaba medio acatarrado, así que se tuvo que "bajar" del autobús en el km23 (a ver si recupera rápido la salud), y Carlos por su parte completó el resto hasta el final en solitario en el tiempo previsto de 3h10'.
Y con esto se terminó la penúltima semana dura de la preparación, en la cual además llegábamos al entrenamiento más largo de todos, 32km. Hubo que sufrirlo, pero lo conseguimos completar, lo cual nos da fuerza mental para abordar esta última semana de dureza, que termina con la última tirada larga, de 30km. Esperemos que se nos de mejor !!!

martes, 17 de marzo de 2015

C42 Semanas 9-10

Saludos retrasados, esta vez ha sido imposible mantener la periodicidad semanal, así que vamos a comentar las semanas 10 y 11 de entrenamientos (poco más y tenemos que comentar también la 12 jejeje).
Semanas duras de nuevo, se han hecho largas y ha habido de todo, picos muy bajos de ánimo y picos altos.
La semana 9 las sesiones fueron de 11km, 12km, 13km y 28km. Tras la carga de la semana anterior, se notaron las piernas algo más pesadas de lo habitual en los tres primeros entrenamientos. El último de la semana, en el que coincidimos los tres al tiempo, nos hicimos la tirada larga, con dudas al inicio dada la longitud de la misma que nos llevaba por encima ya de los 25km. Respetamos al máximo los ritmos lentos marcados en el plan, para evitar sobrecargas de piernas que a estas alturas es lo último que nos conviene. Se hizo bastante llevadero hasta los últimos km, donde el cansancio apareció de repente y nos costaron los cuatro o cinco últimos un mundo, con las piernas duras, doloridas y pidiendo parar. Ahí es donde se nota lo bueno de ir en compañía, porque una vez uno otra vez otro tirábamos para delante de los demás, hasta conseguir terminar el entrenamiento en 2h54. Bastante cansados muscularmente. Contrariamente a lo que pueda parecer, hay otra cosa que también es fundamental entrenar, la cabeza. Los primeros km el cuerpo va bien, no descansado del todo pero tampoco machacado, y ahí, contrariamente a lo que pudiéramos pensar cuesta también mantener la cabeza, porque llevas 10-11 km, es decir, una hora ya de carrera y sin querer te pones a pensar que aún te quedan otras dos horas y más de la mitad de la distancia por recorrer. Y eso agobia. Y hay que entrenarse para sacarlo de la cabeza. Los kilómetros finales en cambio la cabeza es simplemente lo que mantiene al cuerpo en marcha. Las piernas sufren, duelen, parecen hincharse y querer explotar, empieza a doler alguna rodilla, algún tendón de aquiles, algún dedo. Y la cabeza es la que ha de imponerse y ordenar al cuerpo que siga corriendo, que no se pare.
La semana 10, más de lo mismo, nueva semana de carga y sesiones de 12km, 13km, 13km y 30km. Aquí empezaron los picos de bajón en los primeros días, el cansancio, el salir día tras día, se empezaron a oír los primeros comentarios de "una y no más", "yo no preparo otra maratón ni de coña" etc. La verdad que hubo días que costó ponerse en marcha, porque además las piernas seguían cansadas de la semana anterior. Como colofón, las agendas personales de cada uno no nos coincidían por primera vez en el fin de semana, y por primera vez nos iba a tocar hacer la tirada larga en solitario !!. Miedo. En eso se resume el pensamiento de cómo afrontamos cada uno esa tirada larga. Porque era llegar a la redonda cifra de 30km y sobre todo ir en solitario, cosa que nunca habíamos hecho en las sesiones de más de 20km. Pero siempre hay una primera vez, así que llegó el día y no quedó otra que hacerlo. Y la verdad que aquí vino el pico positivo de la semana porque las sensaciones fueron buenas, mejores de lo esperado. Fueron 3 horas de esfuerzo pero se llevaron bastante bien, yo diría que mejor que la semana pasada. Supongo que el entrenamiento tiene que ir notándose y que una vez que conoces como es llegar al límite de alrededor de las tres horas de carrera pues ya lo asimilas un poco mejor. Resumiendo, seguimos adelante contra viento y marea, y ahora a esperar la siguiente semana que es de descarga y además la terminamos compitiendo en la media maratón Vigo-Bayona. Un test perfecto de cada al último mes de preparación.
Veremos que tal nos sale !!!


viernes, 6 de marzo de 2015

Objetivo C42. Semana 8

Estamos cansados. Nos ha costado mucho esta semana, a mí más que al resto por cierto. Hemos ido encontrándonos pesados de piernas durante la semana, incluso en los días de menos distancia. Esta semana los kilometrajes eran de 10, 12, 12 y 24. Por primera vez teníamos que superar la distancia de una media maratón en un entrenamiento y eso ya se presuponía duro, pero a la hora de la verdad resultó más de lo que pensábamos. Debido a mi agenda semanal tuve que hacer el tercer entrenamiento el sábado por la mañana, mis compañeros lo hicieron el viernes a la tarde, con lo cual tuve menos descanso de cara a la tirada larga de 24km, y si encima a eso le sumamos que ya me costó lo suyo hacer ese entrenamiento del sábado de 12km, pues el resultado es el obvio, el domingo me tocó sufrir bastante para terminar los 24km, eso sí los terminé, sobre todo gracias a ir acompañado, si voy solo no se si hubiera terminado. Suponemos que se tienen que ir notando las semanas y que es normal el cansancio, aunque también nos tememos que sea un poco culpa nuestra. Como comenté la semana pasada, la media maratón, aún sin forzar la hicimos sobre 15 segundos por kilómetro más rápido del ritmo marcado en el plan. Y eso también nos pasa en alguno de los entrenamientos, que vamos cómodos y acabamos a ritmos sensiblemente más altos de los marcados. Y esto en el momento no se nota, pero cuando tienes que salir al otro día y al otro y luego el domingo meterte ya las palizas de las tiradas largas pues la musculatura seguramente se resienta y detrás el resto del cuerpo en general. Pero bueno, es parte del proceso de aprendizaje el cometer estos errores, sobre todo cuando es la primera vez que afrontamos prepararnos para una carrera tan larga. Para la semana que viene vamos a respetar escrupulosamente los tiempos marcados, a ver si así lo llevamos mejor !!