lunes, 3 de noviembre de 2008

Crisis, deporte y fútbol

A veces la vida tiene estas cosas y lo que en condiciones normales son temas que siguen vías paralelas sin acercase siquiera, a veces por esos vaivenes del destino se cruzan en un mismo punto. Y suelen ser estas glorietas de la vida las que más dan que pensar, si uno se para un poco a mirarlas con detenimiento. El otro día saltó la noticia a los medios de comunicación: una de las atletas españolas más laureadas de la actualidad (con medallas en muchas competiciones internacionales, y sin ir mas lejos, quinta en las olimpiadas de Pekin) se quedaba sin equipo, al desaparecer aquel en el que militaba. La polémica se avivó porque dicho equipo era más o menos una sección "oficiosa" del R.C.D.Espanyol de fútbol, pero eso es algo intrascendente para lo que quiero comentar. La crisis afecta a todo y a todos eso es obvio, y seguro que algunos otros clubes siguen esta triste senda de la desaparición. Más triste aún es que una atleta de esta calidad y de este nivel, cobre tan solo doce mil euros de su club y sea con ese dinero y con las becas ADO con lo que tenga que vivir. Y alguno podrá decirme que entre la beca y esos doce mil euros tampoco es tan mal sueldo. Y yo hasta podría darle la razón a ese alguien, si no me topara de bruces con la siguiente noticia que en estos días también he leído acerca de la deuda que arrastra otro equipo de fútbol, el R.C Celta de Vigo en este caso, y que es de unos 80 millones de euros. Pero no acaba ahí la cosa, lo más triste del caso es de de esos millones, en concreto 30 se los adeuda al Ministerio de Hacienda y a la Seguridad Social. Conviertan a pesetas la cifra y se encontrarán con la redonda suma de 5 mil millones de antiguas pesetas.
Y claro, aquí es donde uno puede empezar a sulfurarse, a mosquearse y sabe dios cuantas cosas más, porque, piensen ustedes cuantas cosas se podrían hacer con esos 30 millones de euros. Dedicados simplemente al deporte se podrían salvar decenas y decenas de clubes y con ellos a sus atletas, jugadores etc. Y hagan cuentas, porque esta es la deuda de UNO SOLO de los clubes de fútbol de primera y segunda división. Si juntamos lo que entre todos ellos deben a Hacienda y a la Seguridad Social, más de uno se iría directo al estadio de fútbol más cercano con un par de cócteles molotov.
Todo esto sin entrar en el enorme agravio comparativo que suponen estos casos. Pongo un ejemplo muy simple: recientemente Hacienda me ha reclamado un pago debido a un impuesto mal liquidado de una compra inmobiliaria realizada el año pasado. Nada que objetar, la reclamación era justa y como tal he abonado el importe. Mil euros. Esa es la cifra que me han reclamado. Si la comparamos con los 30 millones de euros, tenemos un barco de papel contra el Titanic. Y que no se me entienda mal, yo no quiero que se deje de reclamar mi deuda, lo que quiero es que se la reclamen a todo el mundo. Que se terminen de una vez las bulas que al parecer siguen existiendo para ciertas empresas y ciertas asociaciones deportivas (clubes de fútbol hablando en plata). A diario leemos en todos lados que se necesita dinero para la sanidad y para muchas cosas más, en cambio nadie parece reclamar esas deudas millonarias a esas entidades (las cuales encima pagan sueldos astronómicos a muchos de sus empleados). Y eso señores, escuece y mucho, al menos a mí.

3 comentarios:

  1. a mi ya eso de que los clubes se rijan por uan fiscalidad aparte de otras empresas, las llamadas sociedades anónimas deportivas ya me parece de risa, no son tan distintas de otras empresas y vaya si ganan dinero con los equipos de futbol...

    ResponderEliminar
  2. Si a mi no me gusta el fútbol y Hacienda somos todos, el Celta de Vigo me debe pasta.

    ResponderEliminar
  3. Ligero ... si sólo fuera el Celta el que te debe pasta la cosa hasta podría tener un pase, el verdadero problema es el montón de equipos como el Celta que nos deben pasta a todos !!!

    ResponderEliminar