miércoles, 13 de mayo de 2009

La grandeza equivocada

Hoy se juega la final de la Copa del Rey de fútbol, raro es quien no se haya enterado de tal evento pues nos bombardean por doquier con ello. Pero aparte de que los leones rujan hoy, o dejen de rugir, me viene a la memoria la frase que escuché el otro día por enésima vez en boca de uno de esos locutores deportivos al uso en este país, es decir, que de deporte ni la más remota idea. Estaba el partido del Barcelona en el descuento cuando el Villarreal marca el gol del empate, automáticamente el barsa deja de ser campeón matemático y claro, en ese momento es cuando el locutor ve la ocasión y sentencia: estas cosas son "la grandeza del fútbol". Y lo triste no es que eso se oiga en boca de cualquier locutor ignorante de tres al cuarto, sino que es una de las frases más utilizadas hasta por los aficionados a dicho deporte.
¿Grandeza? pues por supuesto, que en un momento dado la competición se incline hacia un equipo y de repente deje de hacerlo, o al menos se retrase un alirón, pues sí que es grande sí, le da un gran interés a la competición y proporciona espectáculo. Ahora bien, ¿del fútbol?. Hay que ser, no un poco sino muy ignorante para no sólo atreverse a decir eso, sino incluso defenderlo a capa y espada.
Y digo yo, ¿acaso en el resto de competiciones deportivas que se disputan en la modalidad de liga, no puede suceder exáctamente lo mismo que sucedió el otro día en el campo del barcelona?. La respuesta es claramente afirmativa, pero no por ello se va a poner nadie a gritar al alto la lleva cosas como "Qué grande es el baloncesto", "Qué grande es el hockey" o hasta si me apuran, "Qué grande es la petanca", porque seguro que hay algún campeonato de petanca que se disputa en modalidad de liga, y puede pasar que la última bola de una partida retrase el alirón de la Peña el Boliche Revoltoso, y tenga que jugarse el campeonato en la última jornada, donde visita la temible cancha de la Asociación de Vecinos del Río Bajo, donde las rachas de viento hacen dificilísimo el control de la bola, y la presión de los jubilados en la grada es infernal, porque hay un centro de día justo al lado de la pista.
Por favor al César lo que es del César, el deporte es lo que es grande, y el fútbol como deporte también lo es, aunque muchas veces intente hacer suyos méritos que no lo son.

1 comentario:

  1. Once contra once,
    el fútbol es así.
    Salir a matar,
    el fútbol es así.
    Dejarse la piel en el encuentro,
    el fútbol es así.
    Pensar en el siguiente partido,
    el fútbol es así.

    (el fútbol debería ser así?)

    Pan y circo...

    ResponderEliminar