lunes, 13 de julio de 2009

Estación de Autobuses

Cuantas veces no habremos oído en los diferentes medios de comunicación frases animándonos a utilizar los medios de transporte públicos, para así con ello disminuir el tráfico de las carreteras, y mejorar la ecología y ganar en comodidad y evitar atascos etc. Y lo dicen con esa voz tan dulce, con esas expresiones de felicidad, con ese convencimiento, que uno se siente tentado a hacer caso del consejo. Y claro, luego te topas con la dura realidad. La estación de autobuses es todo menos sugerente, cálida o cómoda, para empezar el aparcamiento es zona azul. Después los carteles indicadores brillan por su ausencia con lo cual no se sabe muy bien por donde hay que tirar, con lo que suele suceder que llegas a los andenes de los autobuses y no sabes si estás en el correcto, máxime porque la numeración se repite en uno y otro. Eso si, el enorme cartel diciendo que está prohibido cruzar de un anden a otro por la carretera si que está ahí puesto, para obligar a la gente a volver a subir dos pisos, cruzar un pasillo y bajar otros dos pisos para llegar a un lugar situado a no más de 20 metros de distancia. De paso decir que no hay ascensor que llegue a ambos pisos, sólo del andén al primer piso, de ahí al piso segundo y centro de toda la estación de autobuses (donde están las taquillas, cafetería, salas de espera etc), hay que ir a patita. Y si llevas maleta mala suerte porque la escalera mecánica suele estar en posición de bajada. Y obviamente sólo hay una escalera mecánica. Y por supuesto, todo esto aderezado con montones y montones de basura por todos lados, porque pocos sitios tan sucios pueden encontrarse en la ciudad. Y el mobiliario está tal y como lo estrenaron hace años, por tanto pueden ustedes imaginarse como está todo de oxidado, roto, despintado etc.
Que le vamos a hacer, en este país es tradición inaugurar cosas muy bonitas para luego dejarlas morir durante años y años sin gastarse ni un céntimo de euro en su mantenimiento o modernización.
Ah y para que no haya equívocos, la estación de autobuses a la que me refiero es la de A Coruña, aunque seguramente su estado lamentable y vergonzoso sea extendible a una gran mayoría de la existentes en el territorio nacional.

3 comentarios:

  1. uf, pues si hablamos de la de Gijon.... que es una ciudad de tama�o semejante...

    ResponderEliminar
  2. puf eso sería aún peor, porque en gijón ni siquiera hay una estación de autobuses como tal !!

    ResponderEliminar
  3. Charli, hay ascensor para subir al piso segundo, solo que está escondido y es aún más cutre que los otros (a qué parece imposible?). Yo tengo que usarlo ahora con el cochecito del niño. A veces te tiene que abrir la puerta el jefe de estación, porque está cerrada (¿?)

    ResponderEliminar