miércoles, 4 de noviembre de 2009

Porque el tiempo pasa

El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos.
Así comienza una de las canciones más conocidas de la tristemente fallecida en fechas recientes, Mercedes Sosa. Y dicho sea de paso y aunque no sea el motivo de este artículo, una de las más grandes. Recomiendo fervientemente escuchar sus canciones, porque su voz era única, irrepetible, de esas que al escucharlas te remueven algo por dentro.
También nos han dejado en estos día un genio del cine, Jose Luis López Vázquez, y un escritor de los más respetados (lo cual en ese gremio ya lo dice todo), Francisco Ayala.
Y es que todos ellos estaban viejos, unos más, otros menos, pero viejos al fin y al cabo.
Porque el tiempo pasa, y pasa, y sigue pasando y no nos damos cuenta cotidianamente de ello, pero de repente parecen conjurarse los astros y de un golpe y por sorpresa se van varias de esas personas conocidas por casi todos. Esas personas que forman parte de la vida de muchos, porque sus películas, sus canciones o sus libros nos han acompañado desde pequeños.
Y es en ese instante de cruda realidad en que la muerte nos salpica de refilón, cuando nos damos cuenta de que si ellos se han ido "poniendo" viejos hasta el punto de morirse, el tiempo también ha pasado por nosotros.
Por eso, como decía otra conocida canción, a veces llega un momento en que uno se hace viejo de repente. Y tal vez sea ese, cuando los muertos nos recuerdan en un instante los años que han pasado.
Eso sí, a los pocos días ya estaremos como antes, olvidándonos del paso del tiempo, hasta que la siguiente muerte de alguien conocido o cercano nos sorprenda, como todas las anteriores, y haga que volvamos a quedarnos atónitos, sin dar crédito a lo sucedido.Y entonces reflexionaremos y volveremos a envejecer otro poco de repente. Y como el día y la noche, que se persiguen desde y hasta siempre, seguiremos dando vueltas en este círculo, infinito hasta que venga nuestra propia muerte a romperlo, a envejecernos del todo.
Probablemente también nos sorprenda, pero ya no nos daremos cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario