jueves, 11 de marzo de 2010

Ayuntamientos caraduras

Estamos en marzo, un mes como otro cualquiera, pero los padres con niños escolarizables seguro que estarán conmigo en que no es un mes cualquiera, porque el plazo de recepción solicitudes de escolarización se abre y se cierra en este mes, con todo el follón que ello conlleva. Ese tema daría para varias entradas del blog, pero hoy quiero comentar algo que tiene mucha más "gracia" y que cabrea aún más si cabe. Resulta que el ayuntamiento en el cual estoy empadronado y en el cual mis hijos están debidamente registrados, me envía una carta donde me avisa de la apertura y duración del plazo de recepción de solicitudes de escolarización, y me explica los pasos que debo dar, documentos que tengo que aportar y datos que debo rellenar en dicha solicitud. Hasta aquí todo perfecto. Es más, mi primer pensamiento fue de asombro ante tanta cosa bien hecha. Después llegó el análisis detenido de la carta y los procedimientos en ella descritos y claro, aquí saltó la liebre. En uno de los puntos dice que en caso de necesitar documentación acreditativa de mi lugar de residencia, puedo solicitarla en el ayuntamiento como es preceptivo. Hablando en plata, que si necesito aportar lo que se denomina certificado de empadronamiento, para justificar cual es mi lugar de residencia, que lo solicite en el ayuntamiento. Eso sí, pagando 2 euros. Lo voy a repetir para que no tengáis que releerlo: pagando 2 euros !!.
Que yo sepa hasta hace unos meses ese documento lo daban gratuitamente. Es más, cuando registré en el ayuntamiento a mi hija recién nacida (hace 8 meses), tuve que solicitar ese papel, y no tuve que pagar absolutamente nada. Y alguien dirá, es que claro con esto de la crisis hay que sacar dinero de donde sea. Pues que organicen un "full-monty" de los concejales que seguro que sacan más dinero que con esto !!!.
Lo más indignante del tema es que para inscribir a un niño en un colegio público (o sea dependiente del ayuntamiento, comunidad autónoma, estado), te pidan una documentación determinada que te tiene que dar el propio ayuntamiento, comunidad autónoma, estado. Es decir, te están pidiendo una documentación que ya obra en su poder. Y encima te la cobran. El colmo del pitorreo.
De todos modos, hagamos un pequeño ejercicio de cálculo matemático. Pongamos que en el ayuntamiento reciban mil peticiones de padrones, el total recaudado ascendería a la impresionante cifra de 2000 euros. Con la cual sin duda ninguna podrían acometer importantísimos proyectos que redundaran en un inmenso beneficio para los habitantes del entorno. Por lo tanto no se de que me quejo si al final voy a salir ganando con esas copiosas inversiones que se van a poder hacer gracias a las solicitudes de certificados de empadronamiento.

PD: Aún no he tenido que solicitar dicho certificado. El día que tenga que hacerlo y me cobren, preguntaré a que se debe dicho cobro cuando antes era gratis. Estoy más que seguro que de la respuesta que obtenga saldrá otra jugosa entrada para este blog. En unos días lo sabremos.

4 comentarios:

  1. ¿Eso es solo en tu ayuntamiento o generalizado?

    Yo tuve que pedir un certificado al ayuntamiento de mi marido en el que pusiese que no tenían más de 14.000 habitantes (creo que esa era la cifra) porque entonces era obligatorio publicar un bando para avisar de que se casaba. Esa información es pública (www.ine.es). Además, no hizo falta pedirlo en mi ayuntamiento porque era evidente que tenía más y que no hacía falta bando. Osea, al revés de lo normal. Pero es que encima ¿qué es eso de publicar bandos? En fin, kafkiano.

    A ver si escribes más a menudo, Charli, que estoy deseando que te toque hacer papeleo para leerte! :-)

    ResponderEliminar
  2. Pues no se si será en más ayuntamientos que el mío (Cambre) que no hay por qué esconder nombres, pero ya me creo cualquier cosa.
    En cuanto a lo del papeleo, uf uf, seguro que surgen más "anécdotas". Prometo contarlas aquí, como también prometo escribir más a menudo.

    ResponderEliminar
  3. En mi pueblo, allá por la provincia de Alicante me han llegado a pedir cuatro o seis euros por copia del certificado del padrón. (No me acuerdo exactamente de la cifra, pero es claramente un abuso).
    Luego este ayuntamiento hizo remodelación del sentido de las calles y no podían llegar a mi tienda ni los camiones de reparto.
    Sinceramente creo que los ayuntamientos no sirven para nada más que gastar dinero estúpidamente.

    ResponderEliminar
  4. El problema no es ya tanto el que gasten dinero estúpidamente sino que hay quien se aprovecha para hacer fortuna personal con su cargo público.

    ResponderEliminar