jueves, 28 de febrero de 2013

Armstrong

Neil alcanzó la luna y se subió a ella. Lance fue más allá, se convirtió en parte  misma del firmamento, la estrella más grande de todos los tiempos.
Y nos engañó a todos.
El ciclismo ha muerto, al menos para mí.
Descanse en paz hasta que alguien pueda de resucitarlo, limpiarlo y conseguir que los niños de entonces vuelvan a creer en esos héroes y sus bicicletas, como hacíamos nosotros.

3 comentarios:

  1. Lo siento Charli pero el ciclismo murió mucho antes de que Armstrong se encumbrara. Me quedo con la frase de Escartín a finales de los 90 "Quieren espectáculo, quieren que subamos un día tras otro puertos impensables, y quieren que lo hagamos con espaguetis y agua"

    ResponderEliminar
  2. Pues no te digo que no, pero lo de Amstrong ha sido la puntilla para los últimos irreductibles creyentes.

    ResponderEliminar
  3. Juas Juas, si drogado fue capaz de ganar esa prorrada de Tours, que no habría hecho sin drogarse... que las drogas afectan al aquilibrio!!! :P

    ResponderEliminar