jueves, 21 de marzo de 2013

Día de la Mujer

Hace unas fechas se celebró el llamado Día de la Mujer. Y como es costumbre en estos casos, se sucedieron los actos de todo tipo para celebrarlo. Y como cada año, se habló de la igualdad y del machismo, como los grandes y principales problemas de la mujer. Coincido con ello, me parecen grandes y graves problemas. Estoy de acuerdo. Pero echo en falta la correspondiente cuota de autocrítica. Desde mi punto de vista la sociedad es cierto que sigue siendo machista, y por supuesto que aún hay que trabajar mucho por la igualdad de sexos, pero parte de esa culpa es de las mismas mujeres. Seguramente sea una parte menor en comparación con el resto, pero una parte al fin y al cabo. 
Me irrita sobremanera el discurso tan recurrente y tan repetido de que la conciliación familiar recae principalmente sobre las mujeres, porque claro, ellas después de trabajar se van a casa y tienen que atender a los niños, y realizar las tareas de la casa (limpiar, lavar, planchar, coser, recoger, cocinar etc). Y claro, los hombres salen del trabajo y se van a tomar una caña con los compañeros o al gimnasio o al fútbol. 
Esto mismo que acabo de decir lo leí en un artículo de prensa hace unos días, como un comentario hecho por una dirigente política en uno de esos actos del día de la mujer. Y yo me pregunto, esas mujeres conciliadoras, viven en su casa con un hombre, ¿no? y sus hijos, son también hijos de ese hombre, ¿no? y ¿acaso ese hombre no tiene dos piernas y dos brazos como ella? que pasa, que la plancha, la lavadora, la vitrocerámica, la aguja, ¿dejan de funcionar si no las maneja una mujer? y los niños, ¿no pueden ser atendidos en todas sus necesidades por un hombre?
La respuesta afirmativa a todo esto creo que es más que obvia. Y por eso, partiendo de esa respuesta, podemos deducir que el verdadero problema está en que todas esas cosas que la mujer hace, el hombre las podría hacer, pero no las hace (y es culpable por ello), pero ¿por qué se lo consiente su pareja? ¿por qué la mujer le deja abdicar de esas tareas?
Y se pueden argumentar los motivos que se quieran para responder a esto, pero la mujer tiene su parte de culpa por tragar con ello y por aguantarlo. Y eso casi nunca se comenta, y a mi particularmente me irrita que se eluda esa mención. Porque pienso que para resolver un problema hay que analizar todas sus causas, y ponerles remedio, y si se omite sistemáticamente esto, es una causa que se está ocultando y por ello no se está remediando.
Y luego podemos entrar si se quiere en estudiar la sociedad, y el machismo latente y los roles preestablecidos en función del sexo etc, pero al menos reconozcamos que las mujeres tienen su parte de culpa en el problema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario