martes, 17 de marzo de 2015

C42 Semanas 9-10

Saludos retrasados, esta vez ha sido imposible mantener la periodicidad semanal, así que vamos a comentar las semanas 10 y 11 de entrenamientos (poco más y tenemos que comentar también la 12 jejeje).
Semanas duras de nuevo, se han hecho largas y ha habido de todo, picos muy bajos de ánimo y picos altos.
La semana 9 las sesiones fueron de 11km, 12km, 13km y 28km. Tras la carga de la semana anterior, se notaron las piernas algo más pesadas de lo habitual en los tres primeros entrenamientos. El último de la semana, en el que coincidimos los tres al tiempo, nos hicimos la tirada larga, con dudas al inicio dada la longitud de la misma que nos llevaba por encima ya de los 25km. Respetamos al máximo los ritmos lentos marcados en el plan, para evitar sobrecargas de piernas que a estas alturas es lo último que nos conviene. Se hizo bastante llevadero hasta los últimos km, donde el cansancio apareció de repente y nos costaron los cuatro o cinco últimos un mundo, con las piernas duras, doloridas y pidiendo parar. Ahí es donde se nota lo bueno de ir en compañía, porque una vez uno otra vez otro tirábamos para delante de los demás, hasta conseguir terminar el entrenamiento en 2h54. Bastante cansados muscularmente. Contrariamente a lo que pueda parecer, hay otra cosa que también es fundamental entrenar, la cabeza. Los primeros km el cuerpo va bien, no descansado del todo pero tampoco machacado, y ahí, contrariamente a lo que pudiéramos pensar cuesta también mantener la cabeza, porque llevas 10-11 km, es decir, una hora ya de carrera y sin querer te pones a pensar que aún te quedan otras dos horas y más de la mitad de la distancia por recorrer. Y eso agobia. Y hay que entrenarse para sacarlo de la cabeza. Los kilómetros finales en cambio la cabeza es simplemente lo que mantiene al cuerpo en marcha. Las piernas sufren, duelen, parecen hincharse y querer explotar, empieza a doler alguna rodilla, algún tendón de aquiles, algún dedo. Y la cabeza es la que ha de imponerse y ordenar al cuerpo que siga corriendo, que no se pare.
La semana 10, más de lo mismo, nueva semana de carga y sesiones de 12km, 13km, 13km y 30km. Aquí empezaron los picos de bajón en los primeros días, el cansancio, el salir día tras día, se empezaron a oír los primeros comentarios de "una y no más", "yo no preparo otra maratón ni de coña" etc. La verdad que hubo días que costó ponerse en marcha, porque además las piernas seguían cansadas de la semana anterior. Como colofón, las agendas personales de cada uno no nos coincidían por primera vez en el fin de semana, y por primera vez nos iba a tocar hacer la tirada larga en solitario !!. Miedo. En eso se resume el pensamiento de cómo afrontamos cada uno esa tirada larga. Porque era llegar a la redonda cifra de 30km y sobre todo ir en solitario, cosa que nunca habíamos hecho en las sesiones de más de 20km. Pero siempre hay una primera vez, así que llegó el día y no quedó otra que hacerlo. Y la verdad que aquí vino el pico positivo de la semana porque las sensaciones fueron buenas, mejores de lo esperado. Fueron 3 horas de esfuerzo pero se llevaron bastante bien, yo diría que mejor que la semana pasada. Supongo que el entrenamiento tiene que ir notándose y que una vez que conoces como es llegar al límite de alrededor de las tres horas de carrera pues ya lo asimilas un poco mejor. Resumiendo, seguimos adelante contra viento y marea, y ahora a esperar la siguiente semana que es de descarga y además la terminamos compitiendo en la media maratón Vigo-Bayona. Un test perfecto de cada al último mes de preparación.
Veremos que tal nos sale !!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario