martes, 21 de octubre de 2008

Huelga en la justicia

Bendito país, tenemos a los jueces de huelga encubierta y a los secretarios judiciales lo mismo, ¿ o la huelga de estos últimos no era encubierta?, bueno, tampoco importa mucho el matiz. Lo que si que importa de verdad no es siquiera la discusión sobre el derecho a la huelga, ni tampoco la discusión sobre si el gobierno interfiere con la justicia o deja de hacerlo, lo que realmente importa es el fondo de la cuestión, el cual, como suele ser habitual es extremadamente simple, y en este caso son los motivos aducidos para el citado paro (encubierto o descubierto, repito que eso es lo de menos), y que son ni más ni menos que la situación de los juzgados es insostenible, la acumulación de expedientes asfixiante y el nivel de medios para desarrollar la actividad diaria irrisorio. Y seguramente todo eso sea cierto, y por ello motivos mas que sobrados para establecer protestas y reivindicaciones y demás acciones para reclamar que se subsanen tantas deficiencias. Ahora bien, todo esto no es flor de un día, es decir, esta situación se lleva arrastrando desde hace mucho tiempo, y nunca jamás se habían convocado movilizaciones o paros para denunciar la situación. Que triste (pero a la vez elocuente) casualidad que salgan a la luz ahora todas esas cosas, para posicionarse todos a una en solidaridad con una compañera sancionada recientemente por irregularidades en su desempeño. Irregularidades que por cierto se están justificando como provocadas por toda esa falta de medios existente. Si tan grave es, repito, ¿como es que no se ha denunciado con anterioridad?
Mucha cara es lo que tienen algunos, y mucha desfachatez para cubrirse las espaldas con ese mal entendido corporativismo del que muchos por desgracia hacen gala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario