viernes, 23 de enero de 2009

Ecos de un fracaso en Split

Cuando aún no ha terminado el campeonato del mundo de balonmano ya se está hablando a raudales sobre él. Lógico, ya que los nuestros han protagonizado el fracaso más sonado del balonmano español en treinta años. No es mi intención un análisis profundo de las causas y los efectos que esto debe producir, pero ante las voces que empiezan a sonar pidiendo responsabilidades y dimisiones y demás, no puedo dejar de comentar que personalmente me da mucha envidia ver como en otros países se mantiene a los seleccionadores por largas épocas, sean buenos o malos los resultados, se les deja trabajar durante años, porque es eso lo que se tarda en madurar un combinado nacional, que se reune muy pocas veces en el año para entrenar juntos y durante muy poco tiempo, por eso los frutos del trabajo de esas pocas sesiones han de valorarse a través de los años y no a través de los días, como es el caso de Valero Ribera, actual seleccionador que lleva en el cargo unos pocos meses. Pero nuestro país es diferente y ya hay mucha gente pidiendo su cabeza y diciendo auténticas chorradas. En mi opinión alguien que ha sido capaz de construir el mejor equipo de balonmano de la historia, comparable a la legendaria Metaloplastica yugoeslava, algo tiene que saber de este deporte y por tanto su crédito como seleccionador no puede agotarse con sólo unos meses y un campeonato, por muy sonado que haya sido el fracaso y por muy grande que haya sido el ridículo, que lo ha sido, nadie va a negarlo, ni incluso los mismos protagonistas lo han hecho y ellos mismos califican de vergonzosa su propia actuación.
Pero al hilo de estas voces críticas que ya se han apresurado a alzarse en muchos medios de comunicación y entre la afición, podemos hablar un poco de la peculiar forma de entender el deporte en nuestro país. Retrocedamos unos días, hasta el sábado 17 de enero, en este día juega España su primer partido del mundial contra la débil selección de Kuwait. Todo aquel aficionado que quiso ver el partido debió de sintonizar Teledeporte (TDP) que es donde lo ofrecieron en directo. Por lo tanto todo aquel que no dispone aún de tdt no pudo ver el partido en directo (y aún hay mucha gente en esta situación). Y siendo un sábado tal vez se preguntarán ustedes cómo no retransmitieron en directo el partido en la 2, si a esa hora hay siempre un programa deportivo. Pues bien, a esa hora de las cuatro y media de la tarde había un acontecimiento de altísimo interés general para el deporte en España como era la retransmisión del partido de fútbol de la liga inglesa, el Manchester United - Bolton. Lógicamente sería impensable el haber hecho justo al revés las cosas, es decir, poner el balonmano en la 2 para que llegara a un mayor número de posibles espectadores, y el fútbol por TDP. Pero la cosa no queda ahí, puede argumentarse que siendo un rival tan débil etc, no merecía la pena el cambio. Pues bien, el miércoles día21, se enfrentaban España y Croacia, casi nada, el mismo partido que decidió la medalla de bronce en la última olimpiada, y además con el aliciente añadido de que España se jugaba todo en el envite para tener opciones de medalla en este mundial. No hace falta que les diga en que cadena retransmitieron el partido en directo ¿no?. Lo que si les diré es que a esa misma hora en la 2, aparte de montones de anuncios, había un interesantísimo sorteo de la lotería primitiva, amén de otros programas que a buen seguro eran tan importantes como para no eliminarlos de la parrilla por un día.
Lamentable y vergonzosa en mi opinión la actuación de TVE. ¿para qué queremos una TV pública en este país?, para fomentar el deporte inglés al parecer y los sorteos de lotería.
Y esto es un fiel reflejo de todo lo demás, de como se apoya al deporte en este país. No sé si han visto los telediarios estos días, el tiempo dedicado al mundial de balonmano puede medirse en minutos, pero solo si unimos el dedicado en tres o cuatro telediarios. Y menos mal que somos medallistas olímpicos, mundiales y europeos recientemente en este deporte. Eso sí, a la hora de llenarse la boca con la palabra fracaso y pedir dimisiones y cabezas y demás se apunta todo el mundo. A la hora de apoyarlo, fomentarlo, cuidar la base, si te he visto no me acuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario