viernes, 11 de julio de 2008

En el dentista con tu hijo

Cuando creemos que ya lo hemos visto todo siempre hay algo que nos sorprende y nos asombra aún más, tanto para bien como para mal. Una de estas cosas me sucedió hace un par de días. Acudí a la consulta del dentista para una revisión, y a llegar había bastante gente en la sala de espera, poco a poco se fue vaciando, y en esto que llegaron un padre y una hija, de unos 10-12 años (soy malísimo para calcular edades). Se sentaron allí como todo el mundo y al rato, el padre le dijo algo a la hija y salió de la sala. Poco después llamaron a la niña para ir a consulta, y seguidamente me tocó mi turno. Acabé mi revisión y cuando estaba en la recepción esperando a que me dieran una nueva cita para una limpieza, veo que sale la niña de una de las consultas y la enfermera le dice que avise a su padre y que vayan ya para la salida que ya ha terminado. La niña le responde que su padre no está y otra enfermera enseguida tercia entre ellas y le comenta a la primera que en efecto el padre ha salido y que hay que llamarle al móvil para que pase a recoger a la niña, cosa en que el caballero había quedado con la enfermera. En ese momento yo salí de la clínica y no se más de lo que sucedió después, aunque supongo que llamarían al padre al móvil y este iría a buscar a su hija. El caso es que bajaba yo por las escaleras pensando, y pensando mal (soy un malpensado recalcitrante,lo reconozco), tan mal como que lo único que me venía a la cabeza es que ese señor se había bajado al bar a tomarse algo mientras atendían a su hija en el dentista. En esta cavilación estaba cuando llego a mi coche, aparcado muy cerca de la clínica dental, y casualmente justo en la puerta de un bar, y cual no sería mi sorpresa (desagradable por cierto), cuando por la puerta abierta del bar veo al padre de la niña, metiendo monedas en una tragaperras. A veces es malo acertar con las predicciones ¿verdad?.
Y creo que no voy a entrar más a fondo en el tema, ¿que clase de padre puede dejar a su hija sola en la consulta de un dentista, para bajarse a tomarse algo al bar, o a jugar a la tragaperras?. Alguien puede decir que tampoco es un detalle tan grave. Cierto. Pero se empieza por detalles nimios y luego quien sabe como se termina. Es triste decirlo , pero muchas veces el ser humano me da asco.

3 comentarios:

  1. Me limito a una frase célebre:
    "Estupidez humana. Humana sobra, realmente los únicos estúpidos son los hombres ". Jules Renard

    ResponderEliminar
  2. No juzgueis y no sereis juzgados

    ResponderEliminar
  3. bueno, si realmente no podemos juzgar nada, entonces no podemos opinar de nada, porque las opiniones son basicamente juicios de valor sobra las cosas que percibimos, ¿no creeis?

    ResponderEliminar