miércoles, 11 de junio de 2008

¿Deporte en España? JA!|

Vancouver 8 de Junio. Tres deportistas españoles se dan cita en un evento de enorme envergadura, el campeonato mundial de triatlón. Uno de ellos, Ivan Raña, ha sido ya campeón del mundo y campeón de europa, y actualmente tras sufrir diversas y graves lesiones aún pugna por regresar a la superélite (porque de la élite no se ha ido nunca) del triatlón mundial. No lo hizo mal, acabo en el puesto 19. Otro de los españoles, el madrileño Ramón Ejeda iba a no aspiraba a tanto, acabó en el puesto 64. Y el tercero en discordia, esa joven perla del deporte español que muchos ni conocen, Javier Gómez Noya, confirmó los pronósticos y se coronó campeón del mundo. Una actuación estelar, como todas las que viene haciendo esta temporada. Es el mejor y lo demostró con creces una vez más.
Lástima que nuestro país sea el que es, y sus habitantes seamos como somos, porque poca gente se habrá enterado de la hazaña de este deportista, y los que se hayan enterado, al leer la última línea de la última reseña de algún periódico, o al escuchar la atropellada frase final de algún locutor de deportes del telediario, seguro que no saben que ya ganó el campeonato de europa y la copa del mundo. Pero ustedes descuiden, que cuando se acerque la cita olímpica de Pekin, contarán como medalla segura a Gómez Noia, y pobre de él como no la gane, le lloverán los palos, dirán que no sabe competir, que le puede la presión, que no responde a las expectativas. Y se quedarán tan anchos, esos mismos que ahora no se dignan ni siquiera a escribir un artículo sobre su hazaña. Esos mismos que le niegan un trozo de portada en los diarios deportivos. Esos mismos que en los días previos a este campeonato y pese a ser el gran favorito le condenaron al más triste de los olvidos y ni siquiera hablaron de la celebración de esa prueba. Esos mismos que le negaron la retransmisión de todo un campeonato del mundo siendo el mejor colocado en las apuestas para ganarlo, aunque claro, es comprensible, el campeonato era en Vancouver y dada la diferencia horaria con España, el evento se celebraba en la madrugada española del domingo al lunes, horario de máxima audiencia como todos sabemos, por lo cual era imposible encontrar un hueco para programar esa retransmisión.
En otros países Gomez Noya e Iván Raña serían ídolos, aquí son dos desconocidos a los que los automovilistas seguro que ponen a parir si se los cruzan por la carretera en bicicleta. Y a pesar de todo ellos siguen ahí, compitiendo y ganando para este desagradecido país. Desde este humilde rincón os doy las gracias por ello y permitidme confesaros una cosa, para mí (y para algunos pocos más) sí que sois ídolos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario