martes, 24 de junio de 2008

Falta de rigor

El pasado fin de semana, durante la habitual lectura de la prensa escrita (es curioso como van cambiando los hábitos, ahora a diario me informo leyendo las ediciones digitales de los periódicos en vez de la tradicional edición de papel), encontré una serie de artículos muy interesantes sobre Asturias (concretamente en el diario EL PAIS). Eché un vistazo por encima a algunos de ellos, y en especial a aquellas partes que hablaran sobre Gijón (que por algo es mi ciudad), y cual fue mi sorpresa al leer que por las calles del barrio antiguo (Cimadevilla), se podía respirar un gran ambiente de sidrerias y restaurantes donde degustar raciones y tapas típicas de la zona, entre las cuales citaba el "pichin" y las "rabas". Reconozco que tuve que leerlo varias veces, e incluso hice un pequeño ejercicio de memoria para certificar, como gijonés que soy, que esos dos platos "típicos" de la zona, no eran más que evidentes confusiones de quien redactaba el artículo. Resulta bastante probable que el término "pichin" sea un error al querer referirse al pixin, que es como en Asturias se conoce al rape. Y en cuanto a las "rabas" decir que no es un término erróneo, puesto que así se llama a los calamares en Cantabria, y supongo que en algunos lugares más, pero no en el que nos ocupa que es Gijón, y donde toda la vida se han llamado calamares.
Errar es humano, por supuesto, pero cuando se escribe un artículo periodístico hay que tener un mínimo de rigor y contrastar la información concreta que se está transmitiendo, más aún cuando hoy en día es muy sencillo efectuar dicho contraste con el uso de los buscadores de internet. Pruébenlo, introduzcan el término "pichin" en un buscador de internet y traten de encontrar alguna referencia gastronómica asturiana, ¿complicado verdad?. Prueben con "pixin", verán la diferencia. Y ahora dense cuenta del tiempo que les ha llevado esta mínima comprobación. Pues el mismo tiempo le hubiera llevado al redactor del artículo al que me refiero, es decir, casi nada, y se hubiera evitado una metedura de pata bastante sonrojante en mi opinión, aunque también es verdad que hoy en día, en la cultura del "todo vale" casi nadie se sonroja, y el periodismo en concreto está perdiendo muchos de sus valores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario