jueves, 5 de febrero de 2015

D-e-m-o-c-r-a-c-i-a

Acabo de escuchar en la radio a no se quién, que es no se qué, de no se cual comité electoral del PP. Sinceramente, no prestaba atención excesiva a la entrevista. Hasta que de nuevo este individuo empieza punto por punto a repetir el mismo mantra de siempre: Que ha de gobernar la fuerza más votada en las elecciones. Que los pactos han de hacerse antes de las elecciones. Que si se hacen después son meros apaños de despacho y contravienen el mandato y el deseo que los ciudadanos han mostrado en las urnas. Que los pactos entre perdedores no deben de gobernar porque no es lo que quiere la mayoria de ciudadanos.
Hay que tener la cara muy dura para defender estas cosas. Y hay que ser muy ignorante, para comprar esa teoría a esta gente. El sistema electoral español se basa en la representatividad de los ciudadanos a través de los diputados que se eligen en las urnas. Dependiendo de los % de votos obtenidos en cada zona, se otorgan diputados a los partidos políticos. Por lo tanto, cuando después de unas elecciones hay un partido que no tiene mayoría absoluta, en efecto es el ganador de las elecciones, y el partido que mayor % de respaldo ciudadano ha tenido. Pero mucho cuidado, si otros dos o tres partidos, pactan un programa de gobierno, y sumando sus diputados tienen suficientes para gobernar, eso es ABSOLUTAMENTE legítimo, y EN NINGÚN MODO contraviene el mandato de los ciudadanos, porque si sumamos los representantes de esos partidos, van a ser más que los del partido que tuvo el mejor resultado. 
Que tengamos que estar hablando y explicando estas cosas en el año 2015, habla muy a las claras del lamentable nivel que tenemos en este país, tanto de políticos como de ciudadanos.
En vez de llenarse la boca hablando de pactos y demás, mejor harían en cumplir las promesas electorales que rompen una tras otra sin siquiera ruborizarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario